Ver Mensaje Individual
   
  #4 (permalink)  
Antiguo 22-09-2010, 19:38:36
Septimo Septimo is offline
Principante de Foros24h
 
Registrado: ago 2010
Posts: 62
Predeterminado

Las personas cambiamos mucho, con los años te das cuenta de eso. No sólo físicamente, también por dentro. Algunos cambios son a mejor, otros a peor. Las experiencias de la vida te van marcando y, parece, o algunos tenemos esa sensación al menos, que las cosas se van poniendo más feas, y lo que en realidad somos y sentimos, digamos que desde un "amplio" punto de vista, también.

Se pierden puntos de inocencia, de ilusión, de alegría, que son fácilmente reconocibles, por ejemplo, en la infancia. Siguen vivos, aunque de diferente forma en la juventud, hace pocos días los vi en los ojos de unos recién casados. Luego, poco a poco, se van diluyendo, con repuntes y bajadas, como la bolsa, pero a la baja de una manera casi constante. Según la "vida" de cada uno, según ese "uno siempre es el mismo" que nombras, la curva será más o menos pronunciada.

Pero...pero...si somos capaces de cambiar, aunque sea a peor, por qué no somos capaces de hacerlo al contrario. La respuesta es sencilla, porque cuesta mucho trabajo. La vida suele darnos disgustos, decepciones, pequeñas o grandes tragedias que nos cuesta asimilar, y al hacerlo van dejando su huella; nos "cambiamos" para adaptarnos, quizás hasta para "sufrir" menos. No estoy muy seguro de esto último. Para las cosas buenas estamos sobradamente preparados.

En el fondo no es la vida la que nos cambia, somos nosotros mismos. Luego, por esa simple regla de tres, podemos cambiar si nos lo proponemos, independientemente de los sucesos, de la suerte, del destino si quieres, incluso de nuestra edad. Es posible cambiar, porque, de hecho, cambiamos...sin darnos apenas cuenta.

Todo está en nuestra mano y a veces, porque lo intuimos, es lo que más duele.
Responder Con Cita