Ver Mensaje Individual
   
  #1 (permalink)  
Antiguo 05-03-2013, 13:52:32
nickmiranda nickmiranda is offline
Novat@ de Foros24h
 
Registrado: mar 2013
Posts: 1
Predeterminado La Biblia De Drácula

Foros para hablar e intercambiar opiniones las 24h del día. ¿Te lo vas a perder?

Hola a todos, soy Nick Miranda.
Hace poco he publicado La Biblia de Drácula, mi primera novela. He subido a Youtube el video promocional y en la conocida web Bubok podéis descargaros gratis el primer capítulo. Si os gustan, si os atraen esas primeras páginas, os animo a descargarlo entero, pues la historia os enganchará hasta el final. Aquí están los enlaces:
video La Biblia de Drácula - (Drácula abre su Biblia) - YouTube

La Biblia de Drácula - Nick Miranda - nickmiranda

Y también algunos extractos:

Era un hombre tan misterioso y con un influyente poder que Ana no creía que tuviera ningún ser humano. Su sola presencia influenciaba a cualquiera, en el sentido de que algo maligno tenía que regir su existencia. Los que trataban de cerca con él, al igual que la propia Ana, rehuían la mirada con frecuencia de aquellos ojos grises como un día de tormenta y capaces de penetrar en alguien sin revelar sentimiento u emoción.


-¿A quién servís? -consiguió chillar de nuevo con estridencia.
Naina no se explicaba como podía seguir vivo, y mucho menos de donde sacaba la vitalidad para esos gritos y la movilidad de su cuerpo esquelético.
-Servimos al verdadero orden, que será siempre lo que mantenga nuestro espíritu incorruptible -entonó Jesús remitiéndose a un axioma del sargento Ledesma.
El mendigo soltó un prolongado alarido como si lo desollaran vivo, como si la respuesta hubiera sido la peor de todas las que esperaba. Luego gateó enloquecido hacia atrás, sin apartar la vista de Jesús. Un poco después se puso de pie, se giró y tambaleante decidió regresar a la calle por donde había venido, mientras repetía una nueva cantinela:
-¡Vienen a servir al Dragón! ¡Vienen a servir al Dragón!



-Buenas tardes, señores -saludó el desconocido y dibujó una sonrisa fría como un iceberg.
¿Qué hay? -contestó Ramón con deliberada reserva.
-Buenas tardes -repitió por su parte Sole y también sonriendo, aunque amistosamente-, usted debe ser Ismael Prieto.
-Así es -afirmó lacónico. Sus ojos, plomizos como una tormenta, traspasaron directamente los de Sole y la sonrisa amistosa de ésta vaciló y casi desapareció.
La mujer no pudo contener del todo un estremecimiento mientras pensaba: -se ha dado cuenta de la inquietud que él mismo me ha provocado.
Ismael aguardó silencioso sin quitar a la periodista de encima sus paralizantes y grises ojos con aquella extraña intensidad. ¿Qué se podía deducir de esa actitud? ¿Bloquearla para no entablar una conversación e irse por donde había venido?


La mujer apenas pudo alzar la vista en una asombrada comprensión. Su cuello flácido fue atrapado por la mano izquierda del mensajero con una bestialidad sobrehumana. La madre de Naina clavó las uñas rojas en el dorso de la mano férrea de gorila. La sangre empezó a fluir hasta la muñeca del mensajero, pero el hombre parecía inmune a todo dolor.
La mente del gigante estaba en un completo éxtasis de placer; observaba los ojos de terror de su víctima, el color cerúleo que iba adquiriendo su rostro, su imposibilidad para gritar y más aún, trataba de imaginar los pensamientos de la víctima en esos momentos. Todo eso lo llevaban hacia un clímax tan alto como el fin del acto sexual.



El calvo Amancio era una hoguera andante; el fuego abrasaba casi todo su cuerpo a lo bonzo, como un muñeco fallero que hubiera cobrado vida. El ambiente se llenaba del olor de carne a barbacoa. Pero lo peor de todo, era la expresión de serenidad de Amancio, como si quemarse vivo fuera una experiencia bella en la vida. Observando como desaparecía el bigote rojizo de Amancio, Pepita imaginó a un demonio sin tiempo de haberse sacudido las llamas al aparecer de golpe en la Tierra.


-Padre, devuelve a los ángeles caídos a su morada en el infierno. Ten misericordia de esta pobre sierva que suplica tu perdón por todo el daño que haya podido hacer al prójimo...
Al fondo de la casa, el chirrido al abrirse la puerta de la sala de estar, se convirtió en la revelación más terrorífica que la anciana hubiera oído nunca.
Una figura negra traspasó el umbral, seguida de otra; se deslizaron lentamente hasta situarse al pie de la cama, cada una de ellas en una esquina ante la visión desorbitada de la anciana.


-La palabrería en boca de los incultos, de los necios y de los pretenciosos, todos siendo creyentes contrarios a la verdadera fe, demuestra con precisión la necesidad de una transición monumental en el mundo que estos mismos miserables se vanaglorian de haber creado. Desde el principio de los tiempos han ido formando el mundo hacia unos horizontes lamentables, influenciados por su falsa fe y su ridículo sentido de la justicia. Siempre enfocándolo todo a la idea de mejorar. Los que al final logran ser conscientes de su inutilidad, tropiezan consagrándose a la ignorancia del penitente. En su creencia de un Dios misericordioso, se aferran a quedar libres del castigo de sus errores cuando les llegue la muerte y alcancen un paraíso que no saben que es inexistente. -Se inclinó hacia delante, acortando la distancia entre él y Ramón, amenazador con su misteriosa expresión, pero Ramón no se acobardó-. No hay paraíso para el que muere y no vuelve jamás, porque el único paraíso es la eternidad en éste mundo.



Saludos.
Imágenes Adjuntas
Tipo de Archivo: jpg LaBibliadeDrácula.jpg (70,7 KB, 0 visitas)
Responder Con Cita