Recordar Datos de Acceso | Registrarse

Avatar de SgtMerdy

Edad: 38 años

Últimas Fotos de SgtMerdy

No hay fotos

Últimos Vídeos de SgtMerdy

No hay vídeos

SgtMerdy

Últimos Temas de SgtMerdy

¡No abras la puerta de tu casa si te llega a pasar esto!

0 Respuestas
SgtMerdy en VídeosCreado: 18/1/2017

Por favor, no abras la puerta Han pasado tres años desde aquella noche. Yo no debí haber estado ahí; ellos lo sabían. Ese día salí muy temprano para ir a casa de un amigo. Sus padres no...

Cena de Navidad tiene un final increíble

0 Respuestas
SgtMerdy en VídeosCreado: 20/12/2016

Este microrrelato es obra de Luciano Doti, aquien agradezco por permitirme contarlo. Este es su blog, donde encontrarás más historias de su autoría: Letras de Luciano

¡Youtube no vale la pena! No pierdas tu tiempo

1 Respuestas
SgtMerdy en InternetÚltima: 1/3/2017 por Ryan_coni

¿Youtube merece la pena? Si no te habías dado cuenta de que he vuelto a subir vídeos, tenemos un problema. Vamos a hablar de esto. Si eres de los que siguen con atención lo que se cuece...

3:30 am. La hora de la Actividad Paranormal

1 Respuestas
SgtMerdy en Fenómenos paranormalesÚltima: 3/12/2017 por roberso

El horario comprendido entre las 3:00 y las 4:00 de la mañana (y especialmente las 3:30am) es considerado un momento de alta incidencia de fenómenos paranormales. No es casualidad que tantos videos...

Cómo contactar a una entidad paranormal con 2 teléfonos

0 Respuestas
SgtMerdy en Fenómenos paranormalesCreado: 19/10/2016

Los juegos paranormales se han convertido en una cita recurrente en muchos espacios de misterios. Quizás porque muchas personas se sientren atraidas por rituales fáciles de realizar que dejan un...

Últimos Mensajes de SgtMerdy

SgtMerdy

¡No abras la puerta de tu casa si te llega a pasar esto!

SgtMerdy, el Miércoles, 18 de Enero de 2017 a las 21:17h en ¡No abras la puerta de tu casa si te llega a pasar esto!



[SIZE="3">Por favor, no abras la puerta

Han pasado tres años desde aquella noche. Yo no debí haber estado ahí; ellos lo sabían. Ese día salí muy temprano para ir a casa de un amigo. Sus padres no estaban y tenía un nuevo videojuego de terror; pasaríamos toda la noche jugando. Ellos lo sabían, yo no debí haber estado ahí esa noche. Mi amigo tenía que estar solo. Ellos lo habían observado durante días como hacen siempre y sabían que esa noche estaría solo. Desde el momento en que lo eligieron, no hubo marcha atrás. Pero tal vez quieras saber quiénes son ellos. Bueno, la verdad… aún no estoy seguro. Sigo sin asimilar lo que pasó aquella noche; pero te contaré lo que hasta ahora sé, para que tengas cuidado.

Ellos se encuentran en todas partes; en ningún lugar estás a salvo de ser su víctima. Eligen a una persona, no sé bien cómo o en qué características se basan, pero una vez que te eligen no cambiarán de opinión. Te vigilan, te estudian y estudian a todas las personas que conoces. Día tras día te observan cuidadosamente sin que tú te percates de su presencia. Y esperan la noche en que su víctima esté sola. Es en ese momento cuando todo empieza.

Aquel día llegué alrededor de las 8:00 de la tarde a su casa. Sus padres habían salido desde temprano y él había preparado todo lo necesario para pasar jugando toda la noche. Al día siguiente no iba a haber clases, así que yo regresaría a mi casa por la mañana. Pasamos un buen rato jugando; el tiempo pasó tan rápido que para cuando nos dimos cuenta ya era la una de la madrugada. Nos habíamos llevado algunos sustos con el juego, así que comenzamos a hacer bromas con la situación; ahí fue cuando todo se puso raro.

Empezamos a escuchar ruidos extraños fuera de la casa, que al principio pensábamos que no era nada importante. Hicimos chistes sobre lo que jugábamos. “Deben de ser los zombis”, nosotros sólo reíamos. Pero nos comenzamos a poner tensos cuando el sonido se hizo más claro: eran pisadas, se escuchaban pisadas por todo el pasillo de afuera.

—¿Crees que tus padres habrán regresado? —le pregunté, a lo que él respondió que sus padres no volverían hasta el día siguiente, por la tarde. Además, la cantidad de pasos que se escuchaban indicaba que eran varias personas, no sólo sus padres. De pronto, luego de oír todas aquellas pisadas acercándose cada vez más a la puerta, hubo un profundo silencio. —¿Hay alguien afuera?… ¿Quién está ahí? —comenzamos a preguntar con evidente nerviosismo. Estábamos seguros de que había alguien afuera, pero esos sonidos… ¿quién podría ser?

En la habitación en la que estábamos había una computadora que mi amigo había encendido desde que comenzamos a jugar. Se escuchó un sonido que provenía de ella: un sonido familiar, pero que por el miedo que teníamos en ese momento nos sobresaltó a ambos. Sólo era un correo electrónico que le había llegado, pues también había dejado la ventana de su correo abierta. Ver esto nos dio algo de sosiego, y hasta reímos un poco. Sin embargo, la tensión volvió a nosotros al notar que la dirección de quien lo enviaba era irreconocible, una combinación aleatoria de números y letras. Dudamos en abrirlo, pero mi amigo decidió hacerlo. Quedamos completamente paralizados tras leer lo que decía el correo: ”Pase lo que pase, no abras la puerta”.

Con tan sólo leer esas palabras, una sensación de pánico me invadió, pero el mensaje decía más: ”Ellos están afuera. Por favor, hagas lo que hagas, escuches lo que escuches, no abras la puerta. Intentarán convencerte de que lo hagas, tienen muchos métodos. Pueden fingir ser alguien que conoces: un familiar, un amigo, y sus voces sonarán igual. Tal vez te pidan ayuda, te dirán que están lastimados, te suplicarán que abras la puerta. Pero oigas lo que oigas esta noche, no abras. Trata de ignorarlos, trata de dormir, mañana todo estará bien. Ellos jugarán con tu mente; no se lo permitas. Por favor, créeme. ¡No abras la puerta!”.

Debes estar registrado/a o identificado/a para poder comentar

SgtMerdy

Cena de Navidad tiene un final increíble

SgtMerdy, el Martes, 20 de Diciembre de 2016 a las 19:11h en Cena de Navidad tiene un final increíble



La muerte en Navidad
por Luciano Doti

Esa tarde Alfonso se preparó de manera especial. Se bañó y se puso sus mejores galas.
Ya en la noche, sentado a la mesa, comió el pavo relleno que había cocinado su esposa, acompañado por las deliciosas guarniciones y una cervecita bien fría. Luego, tal cual la tradición, bebió la sidra, con pan dulce y frutas secas.
Comenzó a sentirse extraño; el habla de los otros comensales le llegaba como un murmullo. Entonces, se desplomó.
El resto es muy raro: un gordo barbudo de Laponia, ataviado con ropas de abrigo rojas, lo llevaba en un trineo hacia las estrellas.



[SIZE="4">Este microrrelato es obra de Luciano Doti, aquien agradezco por permitirme contarlo. Este es su blog, donde encontrarás más historias de su autoría:
Letras de Luciano

Debes estar registrado/a o identificado/a para poder comentar

SgtMerdy

¡Youtube no vale la pena! No pierdas tu tiempo

SgtMerdy, el Viernes, 2 de Diciembre de 2016 a las 19:23h en ¡Youtube no vale la pena! No pierdas tu tiempo



[SIZE="3">¿Youtube merece la pena?


Si no te habías dado cuenta de que he vuelto a subir vídeos, tenemos un problema. Vamos a hablar de esto.

Si eres de los que siguen con atención lo que se cuece en Youtube, probablemente sepas que esta plataforma ya no funciona como antes. Y si tú mismo, o tu misma, eres creador de contenido y tienes un canal, sabrás perfectamente a qué me refiero. Cuando expones un cuadro, una escultura o eres músico y tocas en un lugar público, el propósito es que la gente te vea. Aquí en Youtube pasa lo mismo: subes un vídeo, para compartir tu creatividad o tu opinión sobre algo, con el objetivo de que la gente lo vea y te dé una retroalimentación, ya sea a tu favor o en tu contra. Esto es de cajón: si publicas algo es porque quieres que se vea, que el público lo comparta asu vez, y te diga si le parece bien o le parece mal.

Y sí hubo un tiempo, hasta hace un año, año y medio, en que tú subías un vídeo y lo veían no todos obviamente, pero sí una buena cantidad de tus suscriptores. Pero mucho ha cambiado desde entonces. Ahora subes un vídeo y parece que casi nadie se entera. Yo por ejemplo, con casi 30 mil suscriptores, actualizo el canal y tardo como dossemanas en llegar a las 2000 visitas. A otros compañeros youtubers que suben vídeos con más frecuencia que yo les pasa lo mismo. Con 80 mil o más de 100 mil suscriptores tienen un promedio de 3000, 5000, 8000 visualizaciones en cada vídeo.

¿Qué es lo que pasa? ¿El juguete audiovisual de Google se ha roto? Yo no lo creo. Bueno, una respuesta definitiva no la tenemos y creo que no la vamos a tener nunca. Pero tras 4 años moviéndome en Youtube y redes sociales creo que puedo aventurarme a formular una teoría. Yo lo que creo es que a Youtube le está pasando lo mismo que a Facebook. Simple y llanamente se ha modificado el algoritmo y cada vez que publicas algo, este llega a cada vez menos seguidores de tu página de Facebook o de tu canal aquí en Youtube. Los canales muy grandes, los que tienen millones de subs se escapan de esta regla, al menos hasta cierto punto. Y se debe a que le reportan mayores beneficios a la plataforma.

El mensaje que nos está mandando Facebook, y ahora también Google, con este cambio seguramente ya lo habrás intuido: ¿Quieres que tus vídeos se vean? ¡Paga! ¿Quieres que todos tus fans e incluso mucha más gente que no está suscrita a tu canal te conozca y encuente tu material? Promociónate con Google Adwords o con los anuncios de pago de Facebook, según cuál sea tu caso. Así de claro. Es una teoría que tiene sentido. Si bien jamás ningún equipo de ninguna red social te reconocerá esto de una manera tan explícita. Tampoco me parece que podamos reprocharle demasiado a Youtube por esta política. Porque tú y yo sabemos que tu canal no es tuyo: es propiedad de Youtube, que a su vez pertenece a Google. Tú tienes un contrato de uso de tu cuenta, pero el dueño último es el dios Google. Y si lo piensas un poco, mantener este chiringuito de Youtube, al igual que Facebook, tiene un coste y no es de sorprender que la empresa te empuje a rascarte el bolsillo.

Y esto nos lleva hasta la pregunta del título: ¿Merece todavía la pena estar en Youtube? Hay gente que se toma esta actividad muy en serio, y yo me incluyo. Pero ¿de verdad tirarse varios días para currarse un buen vídeo, compaginando Youtube con otros trabajos, para que 9 de cada 10 personas que te siguen ni se enteren de que estás subiendo material compensa? Tú que me estás viendo, si tienes un canal o ves mucho contenido en Youtube tendrás una opinión al respecto. Me gustaría leer lo que piensas en los comentarios.

Debes estar registrado/a o identificado/a para poder comentar

SgtMerdy

3:30 am. La hora de la Actividad Paranormal

SgtMerdy, el Jueves, 3 de Noviembre de 2016 a las 19:19h en 3:30 am. La hora de la Actividad Paranormal
El horario comprendido entre las 3:00 y las 4:00 de la mañana (y especialmente las 3:30am) es considerado un momento de alta incidencia de fenómenos paranormales. No es casualidad que tantos videos de misterio o terror estén ambientados en esta franja horaria. ¿Recuerdas el gran éxito que obtuvo Paranormal Activity hace unos cuantos años? Ese no es más que un ejemplo de lo que te estoy hablando. Parece ser que a esas horas se establece una conexión entre el mundo de los vivos y el de los muertos, cosa que permite a muchas entidades sobrenaturales manifestarse en el plano físico. Comúnmente este horario se conoce como la Hora del Diablo o la Hora del Tiempo Muerto. La razón por la que estas actividades se producen con más frecuencia a eso de las 3:30 tiene mucho que ver con la muerte de Jesucristo, con el Demonio y con la eterna lucha entre el Bien y el Mal. En este video te voy a presentar un caso anecdótico, y vamos a ver cuál es el origen de estos extraños fenómenos.



3:30 am. La hora del Diablo


¿Te has levantado alguna vez a las 3 y media de la mañana, sin motivo aparente? ¿Quizás te ocurre eso de manera recurrente? Si ese es tu caso, hay algunas cosas que te interesa saber. En la franja horaria comprendida entre las 3 y las 4 de la madrugada se abren las puertas entre el mundo de los vivos y el de los muertos, por lo que se intensifica todo tipo de actividad paranormal. Este lapso de tiempo se conoce como la “Hora del Tiempo Muerto” o la “Hora del Diablo”. Sígueme en esta anécdota que me encomendaron contarte, y entenderás el porqué de estos extraños fenómenos.

Era una noche de san Miguel de Allende por estas fechas de octubre. Recostado, a oscuras, pretendía dormir mientras oía el suave golpeteo de la lluvia en las hojas del árbol que estaba en el patio de mi casa. A punto de abandonarme en los brazos de Morfeo, escuché algo caer en medio del patio. Cosa extraña porque yo vivía solo, y debido a la lluvia dudo mucho que fuese un gato.

“Tal vez sea un ladrón”, me dije. Enseguida me incorporé, tome la linterna y mi pistola para darme valor y salí. Busqué por cada rincón de la planta baja; me aseguré de que las puertas estuviesen cerradas, y de igual forma las ventanas y así era, estaban cerradas. Todo parecía en orden, solo quedaba mirar entre las ramas del árbol. Me acerqué, alumbré la copa: nada. Nada, aparte de esa bizarra sensación de que ahí había alguien más. Era raro saber que a pesar de vivir solo, podía sentir que alguien más estaba ahí.

En fin, al no haber hallado nada raro en el patio decidí volver a mi habitación. Al ir subiendo por la escalera sentía que no debía seguir. Una extraña percepción, como si algo me quisiese advertir de que no debía intentar dormir. Sin embargo continúe avanzando, escalón a escalón, y pensé: "debo de estar tan cansado que mi mente me esta jugando bromas". Sonreí y llegué al último escalón. A punto de cerrar la reja de la entrada vi claramente como una silueta pequeña se ocultaba detrás del grueso tronco del árbol. Escuche su risa; una risa parecida a la de un niño pequeño. Es curioso, pero no me asuste; y es que jamás he sido miedoso. Es más: hasta podría afirmar que soy una persona escéptica respecto a lo que la lógica me impide aceptar.

El caso es que al ver lo que en ese momento creí ser un niño abrí de nuevo la reja y esta vez salí sin paraguas ni armas, tan sólo con la linterna. Pensé que debería sacar al niño del aguacero. Alumbré nuevamente donde el árbol; busqué en los alrededores... y de nuevo no encontré a nadie. ¡Qué raro! Seguramente sí estaba cansado, muy cansado. Una vez más me dispuse a irme a dormir. Subí de nuevo las escaleras, más tranquilo, pues me convencí de que todo era mi subconsciente que necesitaba desconectar ya.

De igual manera que la primera vez que regresaba a la planta alta, sentí la necesidad de detenerme; pero no, ya debía descansar. Así viera que el árbol se venía abajo, yo llegaría a mi recámara. Y así fue. Encendí la luz del pasillo que llevaba a mi cuarto, entré a mi habitación y cerré la puerta. Al hacerlo sentí un escalofrío como nunca me había pasado en mi vida, y sentí una presencia detrás mio; por primera vez sentí miedo. Giré tan rápido como pude pero no había nadie. Miré en el closet, bajo la cama pero no hallé nada ni a nadie. Suspiré y de nuevo me reí de mi mismo.

Apagué la luz, me recosté, y arropándome con las sábanas me dispuse finalmente a dormir. Eché un vistazo al despertador el cual marcaba las 3:30 am. Cerré los ojos, y comencé a divagar con la mente en el proceso de buscar el tan anhelado sueño. Finalmente, estando ya medio dormido, sentí como si alguien se levantara de mi cama. Alguien que parecía estar durmiendo conmigo. A continuación el chirrido de la bisagra de la puerta me hizo abrir los ojos. Puerta que, sin explicación alguna, se había abierto. Ya estaba más molesto que otra cosa, pues justamente cuando estaba a punto de dormir tuve que levantarme a cerrar la puerta.
Sin pensar en nada más volví a la cama, de nuevo me cubrí y entonces desperté...

Todo había sido un sueño. Con el corazón que latía a lo loco y la frente empapada en sudor, experimenté una extraña exaltación. Todo había sido un sueño, pero algo no encajaba. ¿Por qué estaban mi linterna y mi pistola en el mueble de la entrada? ¿Por qué la luz del corredor de mi recámara estaba encendida? ¿Por qué se veía una marca en un lado de mi cama, como si alguien más se hubiese recostado ahí? Y lo más extraño: ¿Por qué mi reloj marcaba apenas las 3:29 de la mañana?

Las tipologías y las dinámicas de estos fenómenos paranormales pueden variar enormemente de caso a caso. Pero ¿por qué se producen alrededor de las 3, 3 y media de la mañana? Si piensas que la explicación tiene que ver con el Demonio, vas por buen camino. Si repasas la historia bíblica, sabrás que Jesús murió a eso de las 3 de la tarde, siendo esa la hora opuesta a las 3 de la madrugada. Oposición temporal que refleja el eterno contraste entre el Bien y el Mal, y que además se ve fortalecida por la edad de 33 años que tenía Cristo cuando abandonó nuestro mundo, la cual se reproduce en las 3 y 30 de la mañana. A todo esto súmale que 3 es la mitad de 6, y si lo multiplicas te da como resultado el número de la Bestia bíblica. Por lo tanto, no sorprende que en este lapso de tiempo entidades sobrenaturales como fantasmas, duendes, poltergeist y demás se manifiesten en el mundo de los vivos. Y tampoco es azar que a estas horas de la noche se den tantos accidentes y mueran tantas personas ancianas o con enfermedades graves.

Debes estar registrado/a o identificado/a para poder comentar

SgtMerdy

Cómo contactar a una entidad paranormal con 2 teléfonos

SgtMerdy, el Miércoles, 19 de Octubre de 2016 a las 23:07h en Cómo contactar a una entidad paranormal con 2 teléfonos
Los juegos paranormales se han convertido en una cita recurrente en muchos espacios de misterios. Quizás porque muchas personas se sientren atraidas por rituales fáciles de realizar que dejan un regustito a terror. En esta ocasión os traigo el "Juego de la llamada". Un seguidor de mi canal me propuso contarla, y como me pareció un ritual muy interesante, aquí lo tenéis.



El juego de la llamada


Antes de que te explique las reglas del juego, hay una serie de requisitos que es obligatorio cumplir. Primero, tienes que estar completamente solo en casa; si hay alguien más no sucederá nada. Segundo, debes realizarlo bien entrada la noche, después de las doce. Y por último, tienes que asegurarte de tener dos teléfonos en casa. Estos dos teléfonos tienen que que ser de tu propiedad; no pueden ser de un amigo o de un familiar, y da igual si son teléfonos móviles o fijos siempre y cuando solo tú tengas control sobre ellos.

Una vez hayas cumplido estos requisitos, necesitarás dos cuartos para poder jugar. Ambos cuartos tienen que estar iluminados (el resto de la casa no). Por razones que entenderás más adelante, asegúrate de que haya cierta distancia entre los cuartos o lo pasarás verdaderamente mal. Después, deja uno de los teléfonos en un cuarto, cierra la puerta y ve a la otra habitación. Una vez estés allí con el otro teléfono, comienza a llamar al otro cuarto. Si a los diez tonos no ha ocurrido nada, mala suerte: cuelga la llamada e inténtalo otro día. Si alguien llama a alguno de los dos aparatos o suena algún mensaje entrante, el juego no funcionará.

Por el contrario, si alguien ha contestado la llamada, oirás un silencio angustioso, seguido por extraños susurros y sonidos parecidos a muebles moviéndose. No te asustes, y por lo que más quieras no cuelgues la llamada, ya que la persona que está al otro lado de la línea lo verá como de muy mala educación. Una voz muy gutural, pero que maneja el idioma de forma perfecta, te saludará de manera muy cordial e iniciará una conversación contigo.

Primero te preguntará cosas triviales, pero conforme los minutos vayan avanzando te pedirá cosas más y más personales que te verás obligado a contestar, por parecer bien educado. Llegará un momento en el que te preguntará dónde está tu cuarto y tú, que habrás caído en su manipulación (hazme caso, su poder de convencimiento es increíble), se lo dirás. Ni se te ocurra echar a correr ni intentar resistir a las preguntas: no tendrás manera de sobrevivir si haces eso.

Por cierto, si en medio de la conversación le mientes diciendo que tienes poca batería o poca cobertura, no se lo tomará nada bien, y si de verdad te quedas sin batería… bueno, digamos que cortar una conversación es ser muy irrespetuoso. Ten la suficiente fortaleza como para no llegar al extremo de revelar dónde estás: pídele, por el contrario, jugar a un juego.

Aquí empieza la parte más difícil; lo de antes no era nada comparado con lo que viene ahora. Tu interlocutor misterioso va a salir de su cuarto y va a comenzar a recorrer la casa, buscándote. Tocará varias veces la puerta de una habitación, dirá: «¿Estás ahí?», y entrará. Créeme cuando te digo que sentirás de forma asfixiante una presencia cada vez más y más cerca de ti, podrás incluso oír sus pisadas por el pasillo mientras te busca. Rápidamente, apaga la luz de tu cuarto, escóndete y quédate completamente quieto. No apagues el móvil ni finalices la llamada; solo deja de hablar. Asegúrate de estar bien escondido y de no hacer ningún ruido.

Cuando tu invitado toque la puerta, pregunte por ti y entre, sentirás un deseo increíble de salir de tu escondite para acabar con tu angustia. ¡No lo hagas! Por lo que más quieras, por muy mal que te encuentres, por mucho que sientas que la presencia es demasiado fuerte para aguantarla, no salgas de tu escondite. Ese ser solo se quedará un minuto o así en tu cuarto hasta que decida cerrar la puerta y volver a su sitio. Una vez lo hayas oído regresar al otro cuarto iluminado, sal de tu escondite con total confianza. Tu interlocutor dirá que ha disfrutado mucho contigo, pero que desgraciadamente se tiene que marchar. Agradécele la conversación que habéis tenido y espera a que cuelgue.

¡Pero espérate! Todavía no enciendas las luces de toda tu casa ni te vayas de donde estás. Si has llegado hasta este punto has corrido un gran riesgo, así que vas a ser recompensado. Pocos minutos después de que haya finalizado el juego, recibirás una llamada del otro teléfono. Contesta, o si no todo lo mal que lo has pasado habrá sido en vano (quitando eso, no serás castigado por no contestar). Una vez que lo hayas cogido, oirás una voz monótona que te dirá que selecciones tu premio.

Si pulsas el uno, podrás escuchar algo muy revelador sobre tu futuro (así que podrás decidir si cambiarlo o dejarlo como está).
Si pulsas el dos, escucharás algo secreto sobre ti que tú mismo o tú misma desconocías por completo y que cambiará tu vida.
Si pulsas el tres, recibirás una pequeña habilidad que será traducida en buena suerte. No serán cosas increíbles como ganar la lotería o encontrar al amor de tu vida, pero sí pequeñas casualidades que salvarán tu día a día: encontrar una pequeña cantidad de dinero por la calle, aprobar un examen para el que apenas estudiaste… Cosas de ese estilo.
Si pulsas el cuatro, tus heridas (e incluso quemaduras) cicatrizarán con sorprendente facilidad.
Si pulsas el cinco, la persona a la que amas (si es que tienes alguna) también se enamorará perdidamente de ti.
Si pulsas el seis, al día siguiente, en el cuarto en el que esa entidad te contestó, encontrarás un objeto que siempre deseaste (de nuevo, nada espectacular como un descapotable, pero sí cosas como un ordenador nuevo, unos billetes de avión para un viaje…).
Una vez que hayas elegido, la llamada terminará automáticamente. Recoge el otro teléfono, enciende las luces y sigue tu vida con normalidad.

Ah, te aviso. Si estás pensando hacer el juego seis veces para obtener todos los premios, la segunda vez que lo intentes la manipulación que ejercerá tu interlocutor sobre ti será ya imposible de vencer, así que no te sugiero que lo sigas intentando.

Debes estar registrado/a o identificado/a para poder comentar