Recordar Datos de Acceso | Registrarse

Nacer

Goofi

Mi cenicero

Goofi, el Lunes, 8 de Octubre a las 20:12h
Sábado, frío y con número redondo, madrugada de darse cuenta que ahora ya era tarde, suspiran, el bebé nace morado, lo que le daba la vida dentro de su madre ahora no le dejaba respirar, todo sale bien, más de cuatro kilos de criatura, sano y ahora con otro color en su piel.

¿Está el mundo preparado para recibirle? más importante aún, ¿está él preparado para recibir al mundo? No, es solo un bebé, solo quiere amor.

Padres jóvenes, sin realmente saber que están haciendo, pero los abuelos están allí, la experiencia les permite guiar a esa joven pareja.

Repito, padres jóvenes, destinados a no acabar juntos, el niño se siente culpable, siete años y piensa en que podría hacer para verles juntos de nuevo, no entiende la vida, en realidad, sigue sin entenderla casi veinte años después y no parece que eso vaya a cambiar.

Muchas casas, demasiadas, mucha gente entra y sale, llamadas de teléfono constantes; "¿Dónde está mi hijo?

De camino, siempre de camino, de repente el niño cree que empieza a entender, decide, comprende que no entiende nada, regresa.

El niño se enfada, y así seguirá por muchos años, el niño cariñoso desaparece, aquí aparecen los problemas, peleas, fuma, desobedece, se escapa todos los días, se va a otro instituto, todo empeora, malas compañías, se quiere hacer el más duro en esa nueva selva, lo consigue, por fin es el chico duro que decía que sería, pero, ¿realmente es así?, entonces, ¿por qué lloras casi todas las noches niñato estúpido?, ¿por qué se te eriza la piel cuando recibes una muestra de cariño, pero la rechazas al instante?

Maldito niño, deja de llorar por las noches y de ser un estúpido ignorante durante el día.

Debes estar registrado/a o identificado/a para poder comentar

Mostrando del 1 al 1 de un total de 1, Página 1 de 1

Compartir Tema en:

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest

Participantes:

Temas Relacionados:

Relacionado:

No hay entradas