Recordar Datos de Acceso | Registrarse

Avatar de Alguien272125

Nombre: AlejandraApellidos: Arias OlveraEdad: 18 añosDe: Guadalajara
Sólo no soy especial ni nada.

Últimas Fotos de Alguien272125

No hay fotos

Últimos Vídeos de Alguien272125

No hay vídeos

Alguien272125

Últimos Temas de Alguien272125

Primer post.

17 Respuestas
Alguien272125 en El rincón secretoÚltima: 10/11/2018 por Alguien272125

¿Alguien va a leer esto? Es la primera vez que visito un sitio así. No tengo idea de cuántos o quiénes leen aquí. Supongo que no vengo a que opinen sobre mis pensamientos, pero puede que eso...

Últimos Mensajes de Alguien272125

Alguien272125

¿Qué tal, amiga?

Alguien272125, el pasado Sábado a las 04:47h en Primer post.
En respuesta a:
hola compañera. veo que has tenido unos días bastante ajetreados por lo que leo en tus mensajes. He estado bastante liada con mi nuevo trabajo y no he podido responderte antes. Intuyo que los textos que has colgado son reflexiones tuyas desde hace un tiempo o eso me ha parecido. Al ver que no eran directamente dirigidos hacia mí no me ha parecido buena idea responderte.Siéndote sincera, viendo tantos textos seguidos, como te decía antes, me he sentido como que no me daba para poder leer todo lo que has publicado en este foro. Hoy día he tenido un día un poquito complicado por cómo, en algunas ocasiones, me tomo las cosas. Te comprendo cuando dices que no te gusta cómo sueles reaccionar en ciertas ocasiones. Eso me es realmente familiar... Me gustaría poder transmitirte un poco de tranquilidad o algo que te fuese de ayuda pero eso no creo que esté en mis manos. Lo que hago, y es una de las razones por las que me he metido en este foro, es para poder compartir cuándo me siento un poco removida y poder acompañar a otras personas cuando a ellas les pasa lo mismo.
Si en algún otro momento te apetece que comentemos algo pues puede ser que esté por aquí. También te digo que si ves que tardo en responder es debido a no siempre estoy de humor y tampoco siempre me apetece escribir ya que en mi cabeza a veces las cosas son bastante complicadas. sin más espero hoy hayas tenido un día un poco más tranquilo y que estés encontrando, poco a poco, todas las respuestas a todas tus preguntas.
Un saludo!

Oh, no creo que debas disculparte. La verdad es que fuiste tú quien dio un último mensaje, pero no supe responder y estuve pensando en una respuesta.


Adoro saber que mi texto te haya movido y te haya hecho sentir algo. Es mi trabajo, después de todo. Y quiero dejar mi rastro en alguna parte porque esto que leíste es el mensaje y son las emociones que le quiero hacer notar al mundo en un futuro cercano.


Sí, tuve varios días difíciles, pero los más difíciles nunca logro escribirlos porque no sé nada y tampoco siento algo concreto. Sólo mil cosas sin nombre, se sienten ahí, pero he sido incapaz de expresarlo. Fuera de eso, creo que sólo mis pensamientos me impiden actuar y hablar con claridad. Son mis pensamientos los que crean problemas como una bola de nieve rodando y creciendo cada vez.


Gracias por ofrecerme tu apoyo, pero creo que es una batalla que debo ganar sin ayuda. Es mi propósito aquí. Cuando ese propósito no me importa, entonces es que ya no tengo idea de qué pasa conmigo o lo que debería hacer conmigo, tal vez debería deshecharme, pero no me atrevo.


Aún así, en serio gracias y espero tú me disculpes a mí por tardar. También espero que dejes de preocuparte sobre tardar en responder o no hacerlo, porque entiendo eso totalmente.

Debes estar registrado/a o identificado/a para poder comentar

Alguien272125

Culpa. Parece. Encontré la respuesta.

Alguien272125, el Domingo, 4 de Noviembre a las 04:10h en Primer post.
En respuesta a:
04/2018
Siento una marea de sensaciones en mi estómago. Conozco todas ellas, pero es confuso lo que me hace pensar, así que lo ignoro. Y no es buena idea. Me ha costado muchas amistades cuando esto sucede, cuando ignoro lo que le sucede a mi psique.

Intento dejar de esforzarme. Intento de más. Al terminar la secundaria estaba segura de mí y de lo que había logrado. Ahora que voy a terminar la preparatoria estoy harta de todo y juro que considero todos los días subir a ese edificio al otro lado de la calle antes de que lo noten y saltar desde el tejado, pero me temo que 7 pisos no son suficientes. Miro con rabia ese edificio desde mi butaca en el salón del tercer piso y lo pienso: "no es suficiente", aunque no siempre sé si me refiero al edificio o al hecho de intentar. No siempre sé si realmente me refiero a mí.

Y me avergüenza pensar así. Ya me lo han dicho, "no hay nada que demostrar" y "eres la mejor persona que conozco", pero eso simplemente no me quita la mierda sobre los hombros, sobre mi mente. Ya hablé y sigo aquí. En la mierda. ¿Acaso no dije todo?, ¿no lloré lo suficiente? Tal vez sólo sean las hormonas, pero 28 días no es suficiente descanso. También me harté de ser mujer.

Y despierto en la madrugada. De nuevo por el estúpido nudo en la garganta. No quiero llenarme de odio de nuevo. Aunque parece que no puedo evitar sentirlo. Incluso El Creador sabe que estoy molesta con él y conmigo, más conmigo que con él. Le pido sueños de vez en cuando y me los da. Su efecto dura poco, sin embargo me distraen de todos mis pensamientos.

Detesto llegar a las mismas conclusiones. Es como darme la razón. Y no es algo positivo lo que concluyo. Mis deseos, mis pensamientos y mis acciones se contradicen entre sí. Ya no lo quiero, ya me cansé.

Quiero vivir, pero no quiero seguir aquí. Fui permisiva conmigo misma, no fue por mucho tiempo así que ni lo disfruté. Tengo mi lista de cosas que son buena idea. Sigo tentada a escribir y cumplir la de morir. Aun así desearía poder hacerme más fuerte, por si acaso existe la forma de renacer, quiero hacerme más fuerte para esa persona que pudo ser la única persona que me pudo mostrar cómo amar y amarla de vuelta. Porque la quiero de vuelta.

Es muy triste cuando alguien se enamora de mí. Es un chiste, uno muy malo de humor negro. Porque jamás podría corresponder. Aunque les diera oportunidad, eso no asegura que les quiera, pero si crecería ese vacío en mí. Me daría cuenta que no debo seguir así. Que lo mejor fue no haberme cruzado en sus vidas. Que lo mejor fue haber intentado dormir eternamente cuando tuve la oportunidad.

Creo que sólo estoy buscando el pretexto perfecto y más patético para hacerlo. Es decir, ¿quién pensaría que estos deseos vienen de antes y sin razón? Encontrar un obstáculo antes de ir a la universidad y que todos piensen, "oh, es que casi lo lograba, pero reprobó y no pudo con eso así que se suicidó". ¿Por qué no? Es mejor que haya una razón. Al final soy patética de todos modos. Los humanos somos patéticos aunque ganemos el poder. La sociedad no tiene sentido. El mundo es un desastre y yo también. Es sólo que el mundo puede adaptarse y yo ya me cansé. Tarde o temprano el universo también se cansará de tratar. Tal vez empiece todo de nuevo. Tal vez sólo deje de existir. ¿Y saben qué? Está bien.

05/2018

Pierdo el control de mis acciones y corro el riesgo de perder todo por lo que luché tanto. En realidad ya no tengo nada, pero hay algo que me dice: "espera y verás". Soy impaciente, soy una mierda. Ando con prisa porque no soporto el lugar en el que estoy. Ansío que llegue el final del día, ansío la llegada del fin de semana, ansío las siguientes vacaciones y al fin acabar el periodo de esta pesadilla que parece no tener fin. Ese fin sólo llegará con el tiempo y el tiempo va a terminar todo esto, no voy a sanar hasta saber que ha acabado esta maldita rutina, ésta espera que me carcome y me hace correr de todo.

Y no tolero la idea de compartir este sentir. No quiero que otros experimenten la frustración de sentirse atascado en el ahora, en una espiral de esperanzas perdidas, en una espiral de reinicio de semana. Quiero gritar, gritar alto y claro: "que se jodan". Que se jodan con sus notas y sus trabajos en equipo. Que se jodan con sus exigencias y sus estúpidas reglas para mantener el pinche prestigio que no significa nada ante los hechos. A la mierda, todos. A la mierda, yo.

Luego, esta vocecilla que no para de decirme que lo hable con alguien cuya experiencia va más lejos que la mía. Que le diga a alguien cuyos consejos tiene de sobra y sabe escuchar. ¿Qué me detiene? El hecho de hablarlo podría cambiar todo mi futuro, podría cambiar la decisión que tomé para unos cuantos años más adelante. Ansiedad. Ansiedad es lo que siento. Ansiedad por adelantar los hechos, por apresurar las cosas. Ansiedad que me hace querer arrancarme el corazón del pecho y desgarrar la piel para lanzarla lejos, sacarme el cerebro y descansar un rato. Sacar mi cerebro, apagarme un tiempo. Y así, creo que sólo así sentiría que mi alma respira.

¿Escribí que lo perdí todo? Pues en realidad... Parece que al fin tengo sueños. Uno de ellos es al fin amar. Otro es por fin descansar. Y el último, poder llorar sin más ganas de tenerlo que ocultar.

07/2018

Viva. Tacto. Para saber que estoy viva necesito tacto, ni me importa si es de quien me gusta o si es de algún extraño. Sólo necesito el tacto. Calmar esto que me avergüenza. Una sed que sólo mi piel reconoce. Una inquietud que mis entrañas ansían calmar. Un calor en mis venas que a penas me dejan respirar. Calor que atrae al frío, y frío que mantiene calor.

El agua fría no parece querer cooperar y sólo empeora las cosas. No hay alguien a quien pueda pedirle el favor y aunque estuviera, ¿en qué lugar y momento me permitirían que eso sucediera? Emociones entumidas, su paso está obstaculizado por las ganas que me aguanto.

Y estaría bien con eso. No tendría problema alguno en ir afuera a buscar a quién seducir. No habría nada mal si tan sólo esa sensación se desapareciera. Una terrible y desgarradora sensación de estar perdiéndome de algo. Luego la del tiempo pasando y resbalándose de mis manos. Finalizando con los recuerdos del antes y del ahora. Mi corazón late tan rápido y tan fuerte que duele. Me asusta y lloro como un bebé.

Busco hacer que todo se desaparezca. Me hundo entre vídeos vacíos y música. Me asfixio de pensamientos y las posibilidades de acabar con todo dejan una puerta entreabierta. Una soga en el cuello me mantiene en mi lugar, lejos de acatar cualquier acción y obligándome a seguir mi camino. ¿Mi alma? ¡Pues al parecer volvió a darse una vuelta al más allá! Y es que simplemente ando caminando en la calle como un maldito zombie.

Sin motivaciones y un corazón que late desesperado por dejar ir los recuerdos y tomar las cosas buenas que pasan ahora, pero los recuerdos se mantienen pegados mientras absorben nuestra energía. Los recuerdos nos mantienen hundidos y mi corazón me ruega llorando con cada latido que le deje descansar.

Incluso mi propia cabeza y párpados pesan demasiado. Me exigen el sueño que tanto deseábamos desde hace mucho. Mi cerebro se apaga y mis párpados se cierran, pero mi corazón sigue latiendo. Todo a mi alrededor es ajeno, tan jodidamente ajeno y sigo preguntándome: "¿qué es lo que estoy pasando por alto? Mi corazón parece saberlo porque responde siempre igual, con el mismo latido acelerado. Mi corazón late fuerte todavía.

Este latir me grita que pare de buscar, que me rinda porque no hay nada que encontrar. Me dice que ya no encontraremos nada de lo que perdimos y que lo mejor es parar las esperanzas. Grita que si el éxito fuera para nosotros ya habríamos sido más de lo que somos ahora desde hace mucho tiempo. Susurra que tendríamos que esforzarnos más de lo que podemos, que la música no nos va a curar de nuevo y que lo mejor es dejarlo todo así para al fin descansar. Mi corazón ruega para que decida detenerlo y aún así late lleno de esperanza.

Camino medio muerta y rogando a cualquier conductor que acelere más al tiempo en el que me mire cruzar. Las sonrisas que muestro son de compasión ahora. No me pesan, pero es que ya no quiero compadecer nada. Quiero al fin ser egoísta y acabar con mi vida pronto, antes de que este latir cambie de opinión.

05/2018

Detesto a veces que esto sea tan negativo...

Me hace sentir tóxica, pero en realidad aunque escriba cosas así... En realidad soy feliz.

Quiero demostrarle a (su nombre) que puedo amarla, puedo cuidarla, escucharla y tratar de entenderla. Quiero demostrarle eso y más, pero esos días no son eternos y justo ahora es eso exactamente lo que necesito de alguien más. Y quiero mantener un poco de amor en mí, amor para ofrecer. No sé si mi amor estaba en saco roto o si se evaporó por haber esperado tanto, pero ya no lo siento ahí. No sé si lo que se fue de viaje en realidad fue mi motivación, pero es lo de menos, sólo lo necesito de vuelta.

Quisiera tener arte en mí, pero me siento tan vacía. Siento haber perdido algunas amistades, siento ser molesta y siento miles de cosas, pero todo llega a un punto tan mínimo como la nada. Como si nunca hubiera estado algo para mí desde mi ser.

¿Guerra o paz?

¿Vida o muerte?

¿Silencio o ruido?

¿Todos los colores o ninguno?

¿Futuro o pasado?

¿Ser uno mismo o fingir ser alguien más?

¿Estar presente o ausentarse?

¿Salir o encerrarse?

No importa. Quiero todo eso. Con tal de sentir algo diferente y nuevo, quiero todo eso.

Ni siquiera siento como si me importara la diferencia entre un extraño y un amigo. De alguna forma siento que es lo mismo. Pausar el tiempo es imposible, pero el pensar en el futuro me hace quererlo.

¿Es esto un sueño y por eso nunca tengo sueños al dormir?

¿Algún ser humano ha sentido amor en serio?

¿Por qué el humano ha hecho todas estas cosas sin sentido? Es el mismo humano quien pone los límites antes de alcanzar la verdadera felicidad. Ha sido el humano que priva a los de su misma especie para que sean felices, pensando que impidiendo lograrán satisfacerse, pero no es así.

Y todos los daños causados... Hemos sido nosotros. Siempre fuimos nosotros. Y qué pena, la verdad. Algún día no temeré las consecuencias y haré un gran favor al humano. Un favor del cual no podré gozar de este lado, pero del mío sí.

Porque... Da igual mi muerte si no conozco el amor o un sentimiento igual de único y difícil de conseguir. Dará igual mi muerte. No habrá mucho cambio en el mundo. Los humanos no entenderán el mensaje y el favor que les haré no será suficiente.

Y si la muerte de uno no importa, ¿Por qué la vida de otro sí? Si para mí no hay diferencia. Para mí los dos importan lo mismo.

Cuando haya fiesta, brindaré:
¡Por los que decidieron irse antes de tiempo!
¡Por los rendidos!
¡Por los sueños sin cumplir que dejaron bajo la cama!
¡Por los idiotas y los no-tan-idiotas!
¡Por los amigos y los enemigos!
¡Por los que no significan nada!
¡Por los patéticos!
¡Por los que escuchan cuando necesitan ser escuchados!
¡Por los que se lastiman para mantener la felicidad de otros!
¡Por los fuertes que despiertan día a día!
¡Por los que destruyen expectativas!
¡Por los que rompen promesas y por eso mejor no prometen nada!
¡Por los que ríen para ocultar el llanto!
¡Por los cobardes!
¡Por los que ocultan cosas!
¡Por los que no saben nada!
¡Por los que se sobre-esfuerzan para estar al nivel promedio de los demás!

Porque soy todo eso. Porque hago todo eso.

En la siguiente fiesta será mi última oportunidad de gozo. Y lo siento, (su nombre). Lo lamento si llego a ser así contigo. Lamento que mi cuadernillo de confesión no llegase a tus manos, pero lo mejor es que no sepas. Mi última oportunidad ya pasó. Y por eso tengo todas mis apuestas en el "plan Z". El Plan de los 25 Años.


O tal vez no.
07/2018

Alzar la vista llena de ira, irradiando brillo; la única forma de mostrar vida en mi mirada. El ceño fruncido, los pulmones soltando aire mientras mi garganta y mis labios crean los sonidos y palabras. Palabras que salen por su cuenta sin siquiera ser revisadas internamente y por milagro forman frases con mayor coherencia de lo normal. Gritarles por estar en desacuerdo. Siempre me muerdo la lengua y se queda en mi imaginación. Siempre imagino que mi lengua sangra en forma de reproche. Mi alma sangraría, si el alma existiera, es lo que haría: sangrar todo el tiempo.

Quiero dejar ir mis palabras y a mi vida. Creo que no puedo cansarme de escribir notas de suicidio. A veces deseo no haber escrito ninguna. O al menos mantenerlas conmigo, en lugar de tirarlas sin romper a la basura.

Siempre quiero dejarlo todo a la mitad. Siempre que estoy a poco de lograrlo, quiero rendirme. Quiero rendirme. Pero hay algo que me hace mantenerme. Un fumador no abre las ventanas de mi mente y asfixia mis pensamientos. Me hace desear fumar lo que sea que me pierda en serio. Incluso cuando detesto el humo porque hace que me duela el corazón. No es una metáfora, realmente me da un pinchazo al corazón al inhalar humo. Hay un bebedor tragándose mi motivación. Le encanta hacer eso, nunca dice que no cuando sus amigos bebedores le invitan hasta que se acabe la motivación. Me hacen desear ser bebedora. Perderme en alcohol y con suerte no despertar. Aunque en realidad no es de mi agrado el sabor, la sensación me hace creer que vivo. Hay niños inquietos que toman mi energía como si la dulcería les perteneciera. Siempre dejan un porcentaje miserable para hacerme sufrir el cansancio psicológico. Me hacen querer dormir por años cuando todos me necesitan despierta. Hay una cuerda en mi garganta que impide que hable. Me hace desear decorar mi cuello con marcas de cuerda. Pero no sólo mi garganta tiene cuerdas. Todo lo interno de mi cuerpo está lleno de pesadas cadenas que me hacen quedarme en mi cama por horas. Mi mente esta llena, atascada de basura. Lo único que cabe es el deseo de la muerte que se filtra como aire o como agua.

Y hay una fuerza que me hace sentir culpa de todo eso. Me hace dudar de lo que siento, de lo que pienso y de todo lo demás que soy. El recuerdo de alguien pidiéndome de favor el no morir me hace sentir culpa. Y la historia se repite. Siento culpa de no hacer nada por cambiar el curso de todo. Quiero ser positiva. Sentirme viva. Ser feliz. Fui feliz un año o menos. De entonces hasta acá sólo me he convencido de que seguía siéndolo. Me molesta mentirme a mi misma. Podré mentirles a los demás, pero siempre siento más culpa si me miento a mi.

El arrepentimiento y la culpa han de estar destinados a ser parte de mi vida.

08/2018

Detesto las despedidas. Todos han dicho "hasta luego", pero se siente como despedida. Es la primera vez que voy a viajar en avión. Por segunda vez todas las metas se cumplen y seré feliz al fin si acepto las cosas. Algo me impide aceptar que esto está pasando. Tal vez el hecho de creer que será un desperdicio. Porque tenía planes para cuando cumpliera 25 años, y para cuando termine la carrera tan sólo tendría dos años para ejercerla y abrir ese café que quiero. Entonces me pregunto si habría problema si extiendo mi tiempo aquí, si es necesario seguir ese plan al pie de la letra.

¿Acaso no quería ser más fuerte para cuidar a Yumiko? Lo quería, pero aceptar su muerte sería rendirme. Porque nuestra muerte ideal sería desaparecer para no pensar, no sentir. Y si desapareces no puedes renacer. Y estoy tentada a desaparecer igual que ella. ¿Acaso no tenía curiosidad sobre el mundo conmigo en él? A decir verdad, ahora tengo más miedo que nada. Recuerdo cuando era niña, recuerdo esas historias vividas y que sólo pasaron en mi cabeza. Recuerdo temer del exterior. ¿A qué le tenía y tengo tanto miedo? A las personas. A no encajar. Y nunca sentí que encajé. Podía ser como los otros niños, puedo ser como los demás, pero eso no me hace sentir en casa. Supongo que pronto encontraré mi hogar, antes de morir.

Quisiera quedarme junto a Ringo, mi perro. Pero él se deprime mucho sin mis otros hermanos. Ringo se deprime estando conmigo. Tal vez ni siquiera podría cuidar de un gato. Tal vez a penas puedo conmigo. Quisiera perderme de la sociedad y no necesitar ser parte de ella. Encontrar mi lugar. No necesito ser realmente especial, sólo estar en paz. No necesito soledad, sólo un poco de silencio. Un poco de estrellas, brillo de luna y el viento nocturno. No voy a pintar las paredes de blanco porque no soy especial, no soy tan diferente, sólo no me sé comunicar. Tal vez deje en algunas partes banderas tricolor; rosa, morado y azul. El color con el que mis hormonas han decidido determinarme.

Pronto será hora de demostrarle al mundo lo que fui. Lo que hice. Lo que descubrí.

Les voy a presumir que gocé de algo realmente especial y eso que yo no lo soy. No soy especial. Soy más una mierda como amiga, como hermana, como hija y como alumna. Pero con la bondad suficiente para empatizar a mis amigos y seres queridos. No soy como a esos que les tengo infinito coraje.

Porque yo sí conocí a la felicidad.

Y tan pronto como la reencuentre. Buscaré la forma de mantenerla.

Y entonces me reiré en las caras de los imbéciles que le dijeron a Yumiko y a Demian que el suicidio era una buena idea.

¿Qué es lo mejor de esto?

Ellos seguro no supieron de mi existencia. Y ellos no son los únicos. Como ellos hay miles. Y a esos miles les voy a destrozar su inexistente alma.

Esto es el comienzo de mi vida. Aunque simplemente parezca su final.

10/2018

Desaparecer. Sí, claro. Socialmente he desaparecido. Comenzar de cero no es lo mío. Lo necesitaba, pero mi confort ante esa idea desapareció junto a otras cosas.

Ahora escribo cartas. Ustedes les llaman cartas de suicidio, pero no creo que sea suicidio mi causa de muerte. La verdad creo que se siente ya como estar muerto, con emociones y muerto. Es más parecido a estar dormido. Sabes que sientes algo, que estas ahí por algo y actúas conforme a las situaciones que se te presentan. Y hablo de eso en mis cartas.

Hablo de Ana, de Isaac y menciono a Karen. Hablo de mi vida, de mis amigos y de amigos no tan amigos. Y es que lo quiero todo afuera de mi cabeza porque quiero respirar. Ya no me quiero acercar a la orilla del puente para ver qué tan rápido van los carros. No quiero ir contando los pisos de los edificios y calcular los metros para saber qué tan posible es sobrevivir. Lo mencioné antes, que no creía que mi muerte fuera por matarme; sólo es que me parece inevitable la tentación.

En mis cartas hablo de Yumiko. Y si deseo que la reencarnación sea real, es para protegerla. Porque fue Yumiko quien me enseñó la manera correcta de ser feliz y por eso la amo. Me toca aprender a mantener en mi vida a esa felicidad. Y creo que tiene que ver con el sentido de pertenencia que busco. Creo que debo dejar de buscarlo; hacer de cualquier espacio, mi hogar.

Me sentía un fantasma, pero me negaba a hablar con el resto. Intento cambiar eso. Mostrarles quien soy. No puedo seguir siendo "No One" y no debo mantenerme en el "background". Entonces seré feliz. Cantaré. Intentaré bailar. Y cuando haga eso podré decir sin nada de remordimiento: "¡Me vale mierda!" y no va a ser una mentira. Voy a ser honesta a pesar de que hable con un mentiroso. Pero primero tengo que ser feliz.

Las voces siguen por aquí, en mi mente. A veces siento sus uñas intentando rasgar mi espalda. A veces siento la mano pesada de "Héroe" en mi cabeza; molestándome de manera amigable, como solía hacerlo. A veces siento su odio a mí, tan grande que hasta parece que soy yo la que se odia a sí misma. Pero no, ya me quiero. Me aprecio.

Por eso me urge y me desespero si aún no encuentro un camino. Porque hay miles de caminos, pero ninguno lo he podido ver.

Extraño muchas cosas del lugar en el que vengo. Extraño a mi familia y a mis amigos. Lloro por eso todas las noches y es la causa de mis ojeras. Me molesto cuando me alejo de las personas que más quiero cuando no quiero extrañarlos. Me molesta que los que quiero se sientan olvidados cuando no es así. Los quiero y velo mis noches en llanto acallado por la lluvia y los truenos.

Al final me siento sola. Sé que estoy sola porque quiero y no porque no hay quienes están dispuestos a acompañar mis lágrimas; y lo expreso así porque conociéndome, no sería capaz de decir una sola palabra antes de romper en llanto.

Mis preguntas tienen respuesta ahora.

¿Qué sigue? Pues es obvio para mí. Sólo debo aceptar esta nueva forma de vida que le llaman "adultez".

Debes estar registrado/a o identificado/a para poder comentar

Alguien272125

Soga al cuello. Y aún así... Mi corazón late. ¿Ultima oportunidad?

Alguien272125, el Domingo, 4 de Noviembre a las 04:07h en Primer post.
En respuesta a:
02/2018

Supongo que debería guardar este apartado para después, porque siempre tengo un pensamiento distinto sobre... Sobre (Su nombre. Sin embargo sé la razón de eso y quisiera expresarme ya, aunque no sea suficiente. Me dan ganas de decirle a todos: "¡Me gusta (Su nombre)!", aún sabiendo que no es suficiente. No puedo decir que me trae enamorada, lo he creído, pero la verdad es que siquiera le conozco la mitad de lo que seguro ella es. Sólo puedo ver muy poco desde la corta distancia y los datos que recolecté no me han dicho nada en absoluto sobre ella, sólo despiertan una curiosidad y deseos incesantes que no puedo retener en mi cabeza.

(Su nombre) ha despertado una curiosidad en mí que ha inspirado a esa parte del cerebro que se encarga de la creatividad. Tal vez ella no lo sepa, y si no le digo, probablemente nunca se entere. Para mí, tener una oportunidad con (Su nombre) es un amanecer; suelo perdérmelo. También ella es un atardecer; me hace pensar y me arranca suspiros. ¿Y yo? Creo que no soy nada, y de ser algo seguro sería un edificio que sólo está ahí sin habitar, un semáforo que se pone rojo cuando ella está cerca y que simplemente es arrebazado por ella, un árbol que florece por la esperanza de aprovechar una oportunidad, pero que se marchita porque el otoño (la realidad) le hace saber que las cosas son diferentes. Para ella sólo soy... Nada, ¿cierto? Después de todo sólo soy su compañera de clase.

Al principio estuvo bien. Sacaba provecho de esto cada que podía, al principio no pensé en siquiera acercarme realmente, pensé que enamorarme sería asombroso y lo más indicado para el momento porque estaba realmente bien, había superado recién a mi ex y creí estar estable, pero se me olvidó que esta estabilidad, al igual que mi tristeza, era temporal.

Ya ha pasado casi un año desde que me sentí atraída por ella por primera vez. Y en ese entonces tuve la idea de que no debió ser así, pero así fue. Y así como lo pensé y no me afectó, ahora lo creo y me afecta demasiado. ¿Por qué no le hablé a (Su nombre) desde la primera vez que vi la oportunidad? Es una pregunta que no debería hacerme pues esa vez sabía que podía ser la última, no me equivoqué del todo y aún así han habido algunas oportunidades. ¿Por qué no me acerqué cuando sentí el impulso de hacerlo? ¡Lo intenté! Y mejor me mordí la lengua y pegué mis pies al suelo, aparté la mirada al atardecer deseando ver sus ojos por el mismo tiempo, más cerca de mí.

¿Y si ella quiere a alguien más fuerte? La verdad dudo que así sea. Algo me lo dice, tal vez su fortaleza sea algo que me atraiga, pero no concuerda con mis otros enamoramientos. ¿Y si ella requiere de alguien paciente? ¡La vida ha sido muy clara conmigo notificándome que paciente no soy, ni un poco! ¿Y si ella quiere a alguien mas atractiva? ¡Por favor! No tengo que decir que esa palabra esta muy, muy, muy lejos de estar entre mis "cualidades".

¿Y si sólo tengo miedo? ¡Demonios, claro que sí! Temo que tenga razón. Me da mucho miedo que tenga que ser todo casual, que (Su nombre) tampoco me pueda comprender, que me canse de esforzarme por entenderla porque a penas comprendo lo que me pasa. Temo que de nuevo el tiempo y mi impaciencia sean mis enemigos al mismo tiempo porque, vamos, ¿en serio puedo seguir cubriendo mis ojos en una manta de "todo va a estar bien"? ¡No debería! Y lo peor de todo es que "todo" termina "bien" y en este punto no entiendo las razones y tampoco el significado de eso.

¿Espero o creo que (Su nombre) leerá esto? Obviamente, así como también creo que mi familia podría encontrarlo en algún momento, y no me refiero sólo a este ridículo apartado que hice para mí. Así que (Su nombre), de alguna forma sé que agradezco no hablar contigo, pero a la vez algo en el fondo me dice que agradeceré conocerte bien. Si no hablé contigo fue porque las señales no fueron suficientes, nada convincentes porque... ¿Y si sólo están en mi cabeza? He decidido que si merezco estar contigo, te volveré a ver. Nos veremos y entonces hablaremos, tal vez me olvides y yo a ti también. Si eso ocurre, ¿serías tan amable de dar una última señal con más fuerza? Creo que sería suficiente si me armo del valor que simplemente me abandona cada vez... De alguna forma aún siento que me equivoqué, no te volveré a ver ni estando en la misma ciudad.

"¡Al diablo con (Su nombre)!", a veces lo pienso... Muchas veces, pero simplemente no puedo. ¿Es esto un capricho? No he tenido buenas experiencias obteniendo lo que quiero... (Su nombre), soy un desastre y arruino todo lo que me hace bien. Hey... Está bien. Ya no más de esto. Tuve suficiente y... Es lo mejor. Me iré de esta ciudad, me iré de este estado. Es mejor no hablarte. Intento convencerme de eso. ¿Sabes qué? Poco a poco dejo de sentirlo, pero aún me avergüenza no tener confianza suficiente para mostrarte abiertamente mi interés; tú seguro mereces más que miradas, más que silencios y más que yo.

Por favor, no te acerques... No ahora.

????????????????????????????????????????????

Las primeras veces que sucedió me pareció curioso que el día después de una noche tratando de convencerme a mí misma ("(Su nombre) no es esencial", "a la mierda", "no me voy a acercar" de ignorar mis emociones e impulsos, ese día ella me manda mensajes, o personalmente me pide ayuda o por alguna razón ella y yo intercambiamos palabras. La verdad las ultimas veces me quejo con el Creador de ser así conmigo porque podría asegurar que se divierte bastante al verme nerviosa ante la mirada de (Su nombre). Es en esos días que me pregunto si debería hacer algo respecto a mis sentimientos, pero deseo ser firme con mi decisión; todos estos bochornos terminarán pronto y espero que... No sé... ¿Mis sentimientos se vayan? La verdad llegué a la conclusión de que no importa qué tan obvia sea, nada va a surgir entre nosotras.

Pd: (Su nombre), una última petición. Por favor, en serio hazme el favor de no ser como mi primer enamoramiento. Por favor, no seas como él...

02/2018

Sé que debo hablar, desearía que alguien me escuchara... Es sólo un deseo. Y es que para entenderme, eso debo hacer: Hablar. Si continúo hablando sola, las contradicciones en mi persona me van a enloquecer. Por eso necesito de alguien más, porque si esa persona me entiende, entonces yo me puedo comprender. No puedo creer que todos presuman de hablar sobre temas profundos y cuando yo deseo hacer eso, estas personas se esfuman o algo así. Creo que necesito compañía. Y demonios, no entiendo por qué si tengo tantos amigos no puedo quedarme satisfecha... Hablaría de esto con mi familia y ahora que me planeo mudar pronto, tengo que hacerlo. Pero tengo que seleccionar mis palabras porque ellos entienden lo que quieren entender. Escuchan poco, preguntan las cosas incorrectas e interrumpen demasiado. Y es que usualmente me pongo mal; me avergüenzo y quiero llorar. Usualmente pienso cosas bizarras, cosas que sólo los perturbados se atreven a expresar con detalle... Al menos así lo verían mis familiares. Cuando estoy mal y me pongo a decir lo peor de mí, ellos me ponen un alto. Me piden que pare, ¡pero he parado toda mi vida!... Hace poco una de mis amistades me dijo que estaba bien permitirme sentirme "mierdecilla", fue como si hubiera esperado esas palabras de la boca de un ser querido porque sin dudarlo, eso hice. Me permití sentirme mierda cuando me dijeron mil veces que la vida era demasiado buena para eso, que no valía la pena sentirme así, me dijeron cosas que ellos veían en mi, cosas que yo ni estando bien puedo ver; lo único que provocaban era que me tragara mis pensamientos y mi mente retorcida se quebrantara todavía más... ¿Puedo estar más "rota" que esto?

Si tengo un alma, creo que estaría muy dañada. Si existe la forma de vivir correctamente... Tal vez la deseo, porque justo ahora sólo deseo ocultarme por años y despertar en un mundo mejor. Si hay una forma de despertar antes de cometer todos mis errores, ¡Joder! Yo quiero enmendarlos todos. Y me vale una mierda eso de "no serías lo que eres hoy", creo que ese es mi deseo y si comienzo a dudar sobre ello es porque nadie me asegura que tendré la oportunidad de lograr ser diferente a lo que en realidad soy.

¡No entiendo nada sobre mí! Y para entenderme hay muchas cosas que debería hacer, pero siempre encuentro un pretexto para no hacerlo. ¿Qué me sucede? Alguien dígame... ¿Por qué no puedo abrirme para mi familia? Y es que el familiar que más confianza le tengo no me toma en serio y estoy harta. Quiero hablar, entenderme, creerme lo que ellos dicen que soy porque... ¡Porque no lo soy, maldición! ¿Por qué no puedo ver en mi lo que ellos si? ¡Porque simplemente no está ahí! Y hoy, al igual que días anteriores, pensé "¡Mierda, hubiera evitado esto muriendo!". HUBIERA EVITADO SENTIRME JODIDAMENTE SOLA MURIENDO... Pero no me atreví a suicidarme. Fui cobarde y ahora no sé si hacerlo. No sé si es demasiado tarde, pero "nunca es demasiado tarde". No sé a qué mierda estoy esperando. ¿A quién demonios estoy esperando? Mi soledad no se irá. Estoy mal, fuera de esta sociedad porque yo misma veo que no pertenezco. Todos ellos intentan hacerme sentir bien entre ellos y no puedo sentirme bien sólo porque ellos lo desean así. No puedo. Y no, "poder" no es "querer", al menos no en este caso porque lo quise con todas mis ganas y esas ganas se han ido. Estoy en el jodido abismo de la vida y he estado así por casi dos meses. Estoy harta.

No estoy enojada; sólo muy desesperada. ¿Dónde han ido los que se sentían como yo? Algo en mí tiene la esperanza de que ellos siguen luchando porque "la muerte no es la opción"... Si la muerte es para cobardes, ¿entonces qué soy yo que no me atreví a matarme? Tal vez si estoy molesta, pero conmigo. Y quiero llorar. No quiero resignarme a vivir sintiéndome de esta manera. Así es, quiero vivir, pero sin miedo a que mis luchas contra esto sean en vano, no quiero que me afecte de nuevo el qué dirán... Desearía salir y disfrutar esas salidas. Desearía vivir y sentirme viva.

03/2018

Mamá, esta parte es para ti. La verdad es que no sé por donde comenzar... ¿Gracias? ... Supongo. Por tolerar mis tonterías y por creer que haces lo mejor para mí. Me das demasiada libertad y a veces no sé si me siento poco libre o si deseo serlo. Gracias por todo. Por todo lo que has soportado por mi culpa, por dar la cara en mi nombre a todas esas vergonzosas situaciones. Gracias por... Lo siento, no puedo agradecer que me permitieras nacer. Y me siento mal, lo siento en serio, es sólo que a veces... La mayoría de las veces no puedo pensar otra cosa además de mi muerte o en la vida de las personas que quiero... ¿Cómo sería si yo no estuviera aquí? Todos ustedes creen que soy fuerte, ¡no lo soy! Evito hacer las cosas antes de lamentarlo, evito las oportunidades antes de arrepentirme de mis acciones. Mamá, soy cobarde y débil. Deseo tu consejo, pero no tengo idea de cómo comenzar a pedirlo. Muchas veces no puedo reconocerme y no puedo reconocer a nadie. ¿Qué significa nuestra existencia?, ¿qué es una familia?, ¿qué soy?, ¿quiénes somos? No sé si quiero saberlo... Mamá, perdón por considerar la opción más "fácil" por todos estos años, pero no ha sido fácil decidir y es por eso que he vivido hasta ahora. Justo ahora no tengo intenciones de rebuscar en mis memorias todas las cosas que he pensado. No veo que mis pensamientos giren en torno a una perspectiva positiva. No por mucho, como me gustaría. Hay muchas cosas que quiero hacer, pero siempre tengo un pretexto. Además... ¿Para qué hacerlo? Si no me quiero involucrar con más gente. Desearía ser invisible, mamá. De todos modos no hablo nada.

Mamá, me siento vacía. No hay emociones a veces. Mis pensamientos surgen con las primeras palabras que llegan a mi mente y a veces hieren a mis amigos. Mis acciones también. No quiero seguir haciendo esto. Intentaré comunicarme contigo a través de mis trabajos y pagaré cada centavo. Lamento no poder decirte mis grandes proyectos, pero los vas a ver y espero que sea pronto. Te adoro, te aprecio y aunque no lo parece, estoy agradecida por casi todo.

Reconozco ahora las cosas buenas que tengo y creo que debo agradecerte eso. Al parecer necesitaba, aunque me dolió bastante, que me gritaras esas cosas horribles para arreglarme. Intento todavía hacerme entender que mis defectos tienen una parte buena. Sé que debe haber un lugar para mí... ¿Lo hay?

Detesté ser menor de edad. Extraño mi infancia, pero para vivir no hay reglas que deba seguir. Seguiré mi código, madre. Escribiré mi código y lo respetaré como si fuera mi religión. Otros como yo podrían abrir sus brazos o pedir mi consejo, sé que hay más como yo. Le escribiré a (Su nombre) la carta de amor más extensa, a K. y a I. les escribiré las mejores disculpas que se me puedan ocurrir. A ti y a mi padre, a mis hermanos también, les honraré con los mejores filmes que haga, les pondré a mis personajes sus nombres y a otros sus personalidades. Así pagaré todo ese amor suyo.

Sí... Tengo miedo, pero estaré bien con eso. Estoy emocionada porque mi vida pronto va a comenzar. ¿Te molesta que así lo vea? Lo lamento, pero así son las cosas para mí. Mi vida comenzará en unos años y ya no habrá vuelta atrás. Y te lo agradezco de una vez. Esto es por ti, por mi padre y mis hermanos. Gracias.

¿Posdata? Feliz cumpleaños, yo. Intenta festejar hoy.
04/2018
Siento una marea de sensaciones en mi estómago. Conozco todas ellas, pero es confuso lo que me hace pensar, así que lo ignoro. Y no es buena idea. Me ha costado muchas amistades cuando esto sucede, cuando ignoro lo que le sucede a mi psique.

Intento dejar de esforzarme. Intento de más. Al terminar la secundaria estaba segura de mí y de lo que había logrado. Ahora que voy a terminar la preparatoria estoy harta de todo y juro que considero todos los días subir a ese edificio al otro lado de la calle antes de que lo noten y saltar desde el tejado, pero me temo que 7 pisos no son suficientes. Miro con rabia ese edificio desde mi butaca en el salón del tercer piso y lo pienso: "no es suficiente", aunque no siempre sé si me refiero al edificio o al hecho de intentar. No siempre sé si realmente me refiero a mí.

Y me avergüenza pensar así. Ya me lo han dicho, "no hay nada que demostrar" y "eres la mejor persona que conozco", pero eso simplemente no me quita la mierda sobre los hombros, sobre mi mente. Ya hablé y sigo aquí. En la mierda. ¿Acaso no dije todo?, ¿no lloré lo suficiente? Tal vez sólo sean las hormonas, pero 28 días no es suficiente descanso. También me harté de ser mujer.

Y despierto en la madrugada. De nuevo por el estúpido nudo en la garganta. No quiero llenarme de odio de nuevo. Aunque parece que no puedo evitar sentirlo. Incluso El Creador sabe que estoy molesta con él y conmigo, más conmigo que con él. Le pido sueños de vez en cuando y me los da. Su efecto dura poco, sin embargo me distraen de todos mis pensamientos.

Detesto llegar a las mismas conclusiones. Es como darme la razón. Y no es algo positivo lo que concluyo. Mis deseos, mis pensamientos y mis acciones se contradicen entre sí. Ya no lo quiero, ya me cansé.

Quiero vivir, pero no quiero seguir aquí. Fui permisiva conmigo misma, no fue por mucho tiempo así que ni lo disfruté. Tengo mi lista de cosas que son buena idea. Sigo tentada a escribir y cumplir la de morir. Aun así desearía poder hacerme más fuerte, por si acaso existe la forma de renacer, quiero hacerme más fuerte para esa persona que pudo ser la única persona que me pudo mostrar cómo amar y amarla de vuelta. Porque la quiero de vuelta.

Es muy triste cuando alguien se enamora de mí. Es un chiste, uno muy malo de humor negro. Porque jamás podría corresponder. Aunque les diera oportunidad, eso no asegura que les quiera, pero si crecería ese vacío en mí. Me daría cuenta que no debo seguir así. Que lo mejor fue no haberme cruzado en sus vidas. Que lo mejor fue haber intentado dormir eternamente cuando tuve la oportunidad.

Creo que sólo estoy buscando el pretexto perfecto y más patético para hacerlo. Es decir, ¿quién pensaría que estos deseos vienen de antes y sin razón? Encontrar un obstáculo antes de ir a la universidad y que todos piensen, "oh, es que casi lo lograba, pero reprobó y no pudo con eso así que se suicidó". ¿Por qué no? Es mejor que haya una razón. Al final soy patética de todos modos. Los humanos somos patéticos aunque ganemos el poder. La sociedad no tiene sentido. El mundo es un desastre y yo también. Es sólo que el mundo puede adaptarse y yo ya me cansé. Tarde o temprano el universo también se cansará de tratar. Tal vez empiece todo de nuevo. Tal vez sólo deje de existir. ¿Y saben qué? Está bien.

05/2018

Pierdo el control de mis acciones y corro el riesgo de perder todo por lo que luché tanto. En realidad ya no tengo nada, pero hay algo que me dice: "espera y verás". Soy impaciente, soy una mierda. Ando con prisa porque no soporto el lugar en el que estoy. Ansío que llegue el final del día, ansío la llegada del fin de semana, ansío las siguientes vacaciones y al fin acabar el periodo de esta pesadilla que parece no tener fin. Ese fin sólo llegará con el tiempo y el tiempo va a terminar todo esto, no voy a sanar hasta saber que ha acabado esta maldita rutina, ésta espera que me carcome y me hace correr de todo.

Y no tolero la idea de compartir este sentir. No quiero que otros experimenten la frustración de sentirse atascado en el ahora, en una espiral de esperanzas perdidas, en una espiral de reinicio de semana. Quiero gritar, gritar alto y claro: "que se jodan". Que se jodan con sus notas y sus trabajos en equipo. Que se jodan con sus exigencias y sus estúpidas reglas para mantener el pinche prestigio que no significa nada ante los hechos. A la mierda, todos. A la mierda, yo.

Luego, esta vocecilla que no para de decirme que lo hable con alguien cuya experiencia va más lejos que la mía. Que le diga a alguien cuyos consejos tiene de sobra y sabe escuchar. ¿Qué me detiene? El hecho de hablarlo podría cambiar todo mi futuro, podría cambiar la decisión que tomé para unos cuantos años más adelante. Ansiedad. Ansiedad es lo que siento. Ansiedad por adelantar los hechos, por apresurar las cosas. Ansiedad que me hace querer arrancarme el corazón del pecho y desgarrar la piel para lanzarla lejos, sacarme el cerebro y descansar un rato. Sacar mi cerebro, apagarme un tiempo. Y así, creo que sólo así sentiría que mi alma respira.

¿Escribí que lo perdí todo? Pues en realidad... Parece que al fin tengo sueños. Uno de ellos es al fin amar. Otro es por fin descansar. Y el último, poder llorar sin más ganas de tenerlo que ocultar.

07/2018

Viva. Tacto. Para saber que estoy viva necesito tacto, ni me importa si es de quien me gusta o si es de algún extraño. Sólo necesito el tacto. Calmar esto que me avergüenza. Una sed que sólo mi piel reconoce. Una inquietud que mis entrañas ansían calmar. Un calor en mis venas que a penas me dejan respirar. Calor que atrae al frío, y frío que mantiene calor.

El agua fría no parece querer cooperar y sólo empeora las cosas. No hay alguien a quien pueda pedirle el favor y aunque estuviera, ¿en qué lugar y momento me permitirían que eso sucediera? Emociones entumidas, su paso está obstaculizado por las ganas que me aguanto.

Y estaría bien con eso. No tendría problema alguno en ir afuera a buscar a quién seducir. No habría nada mal si tan sólo esa sensación se desapareciera. Una terrible y desgarradora sensación de estar perdiéndome de algo. Luego la del tiempo pasando y resbalándose de mis manos. Finalizando con los recuerdos del antes y del ahora. Mi corazón late tan rápido y tan fuerte que duele. Me asusta y lloro como un bebé.

Busco hacer que todo se desaparezca. Me hundo entre vídeos vacíos y música. Me asfixio de pensamientos y las posibilidades de acabar con todo dejan una puerta entreabierta. Una soga en el cuello me mantiene en mi lugar, lejos de acatar cualquier acción y obligándome a seguir mi camino. ¿Mi alma? ¡Pues al parecer volvió a darse una vuelta al más allá! Y es que simplemente ando caminando en la calle como un maldito zombie.

Sin motivaciones y un corazón que late desesperado por dejar ir los recuerdos y tomar las cosas buenas que pasan ahora, pero los recuerdos se mantienen pegados mientras absorben nuestra energía. Los recuerdos nos mantienen hundidos y mi corazón me ruega llorando con cada latido que le deje descansar.

Incluso mi propia cabeza y párpados pesan demasiado. Me exigen el sueño que tanto deseábamos desde hace mucho. Mi cerebro se apaga y mis párpados se cierran, pero mi corazón sigue latiendo. Todo a mi alrededor es ajeno, tan jodidamente ajeno y sigo preguntándome: "¿qué es lo que estoy pasando por alto? Mi corazón parece saberlo porque responde siempre igual, con el mismo latido acelerado. Mi corazón late fuerte todavía.

Este latir me grita que pare de buscar, que me rinda porque no hay nada que encontrar. Me dice que ya no encontraremos nada de lo que perdimos y que lo mejor es parar las esperanzas. Grita que si el éxito fuera para nosotros ya habríamos sido más de lo que somos ahora desde hace mucho tiempo. Susurra que tendríamos que esforzarnos más de lo que podemos, que la música no nos va a curar de nuevo y que lo mejor es dejarlo todo así para al fin descansar. Mi corazón ruega para que decida detenerlo y aún así late lleno de esperanza.

Camino medio muerta y rogando a cualquier conductor que acelere más al tiempo en el que me mire cruzar. Las sonrisas que muestro son de compasión ahora. No me pesan, pero es que ya no quiero compadecer nada. Quiero al fin ser egoísta y acabar con mi vida pronto, antes de que este latir cambie de opinión.

05/2018

Detesto a veces que esto sea tan negativo...

Me hace sentir tóxica, pero en realidad aunque escriba cosas así... En realidad soy feliz.

Quiero demostrarle a (su nombre) que puedo amarla, puedo cuidarla, escucharla y tratar de entenderla. Quiero demostrarle eso y más, pero esos días no son eternos y justo ahora es eso exactamente lo que necesito de alguien más. Y quiero mantener un poco de amor en mí, amor para ofrecer. No sé si mi amor estaba en saco roto o si se evaporó por haber esperado tanto, pero ya no lo siento ahí. No sé si lo que se fue de viaje en realidad fue mi motivación, pero es lo de menos, sólo lo necesito de vuelta.

Quisiera tener arte en mí, pero me siento tan vacía. Siento haber perdido algunas amistades, siento ser molesta y siento miles de cosas, pero todo llega a un punto tan mínimo como la nada. Como si nunca hubiera estado algo para mí desde mi ser.

¿Guerra o paz?

¿Vida o muerte?

¿Silencio o ruido?

¿Todos los colores o ninguno?

¿Futuro o pasado?

¿Ser uno mismo o fingir ser alguien más?

¿Estar presente o ausentarse?

¿Salir o encerrarse?

No importa. Quiero todo eso. Con tal de sentir algo diferente y nuevo, quiero todo eso.

Ni siquiera siento como si me importara la diferencia entre un extraño y un amigo. De alguna forma siento que es lo mismo. Pausar el tiempo es imposible, pero el pensar en el futuro me hace quererlo.

¿Es esto un sueño y por eso nunca tengo sueños al dormir?

¿Algún ser humano ha sentido amor en serio?

¿Por qué el humano ha hecho todas estas cosas sin sentido? Es el mismo humano quien pone los límites antes de alcanzar la verdadera felicidad. Ha sido el humano que priva a los de su misma especie para que sean felices, pensando que impidiendo lograrán satisfacerse, pero no es así.

Y todos los daños causados... Hemos sido nosotros. Siempre fuimos nosotros. Y qué pena, la verdad. Algún día no temeré las consecuencias y haré un gran favor al humano. Un favor del cual no podré gozar de este lado, pero del mío sí.

Porque... Da igual mi muerte si no conozco el amor o un sentimiento igual de único y difícil de conseguir. Dará igual mi muerte. No habrá mucho cambio en el mundo. Los humanos no entenderán el mensaje y el favor que les haré no será suficiente.

Y si la muerte de uno no importa, ¿Por qué la vida de otro sí? Si para mí no hay diferencia. Para mí los dos importan lo mismo.

Cuando haya fiesta, brindaré:
¡Por los que decidieron irse antes de tiempo!
¡Por los rendidos!
¡Por los sueños sin cumplir que dejaron bajo la cama!
¡Por los idiotas y los no-tan-idiotas!
¡Por los amigos y los enemigos!
¡Por los que no significan nada!
¡Por los patéticos!
¡Por los que escuchan cuando necesitan ser escuchados!
¡Por los que se lastiman para mantener la felicidad de otros!
¡Por los fuertes que despiertan día a día!
¡Por los que destruyen expectativas!
¡Por los que rompen promesas y por eso mejor no prometen nada!
¡Por los que ríen para ocultar el llanto!
¡Por los cobardes!
¡Por los que ocultan cosas!
¡Por los que no saben nada!
¡Por los que se sobre-esfuerzan para estar al nivel promedio de los demás!

Porque soy todo eso. Porque hago todo eso.

En la siguiente fiesta será mi última oportunidad de gozo. Y lo siento, (su nombre). Lo lamento si llego a ser así contigo. Lamento que mi cuadernillo de confesión no llegase a tus manos, pero lo mejor es que no sepas. Mi última oportunidad ya pasó. Y por eso tengo todas mis apuestas en el "plan Z". El Plan de los 25 Años.


O tal vez no.

Debes estar registrado/a o identificado/a para poder comentar

Alguien272125

(Su nombre). Para entenderme. Mamá.

Alguien272125, el Domingo, 4 de Noviembre a las 03:59h en Primer post.
En respuesta a:
11/2017

Mis "antecedentes". Tal vez ni siquiera debería publicar esto. Dudo que alguien me crea, pero es lo que viví. Ahora es un recuerdo, es lo que no percibo como si hubiera sido un sueño. No espero que alguien me crea, incluso no lo esperaba cuando lo estaba viviendo. Sus palabras se clavaron en mi mente "Creerán que sólo quieres atención". Parecía que no iban a parar. Tenía miedo. ¿Y si tenían razón? No iban a creerme. Entonces me lo guardé y sólo se burlaron más.

Me sentí tan sola, incluso cuando recién una amiga me contó un problema personal; "No le importas", me decían. "Te están usando", les creí. Quería llorar, quería gritar que pararan, quería arrancarme los ojos para no ver la verdad, quería arrancar mis orejas para no escuchar más, quería arrancar mi piel porque les creí, quería empezar de nuevo con mi vida y saber cómo evitar cometer el mismo error. No podía confiar en nadie porque "todos tenían las mismas intenciones", quería saber que no era cierto. Tal vez si muriera como ellas me decían que hiciera, todo sería mejor. Sólo me enteraba de desgracias y sentía que todo era mi culpa. "Debería hacer algo para remediarlo", pero no podía ni con mis propios problemas.

Quería pedir ayuda, ya no me sentía nunca cómoda en grupos de personas. Miraba pidiendo piedad, pero... ¿Cómo iban a notarlo? ¡Incluso si ellos estaban presentes no podían escucharlas! Ellas me insultaron en sus caras y nunca hicieron algo por evitarlo. Se reían mientras daban vueltas al rededor de mí.

Todo está obscuro. Mis ojos están bien cerrados y sólo puedo pensar en terminar todo el tormento, "ya sabes cómo hacerlo", "¿No harás nada? Ellos mienten en tu cara", me proponían soluciones que tan sólo empeorarían todo. Era demasiado. Me molestaba, estaba triste, quería descargar mi ira y quería llorar hasta secarme. Aprieto más los párpados, quería que se callaran, la oscuridad me envolvía intentando confortarme. Ellas sólo decían lo patética que era, que sólo podría llorar hasta que al fin actuara como se debía. Risas. Llantos. Gritos. Recuerdos. Imágenes desagradables. Abría los ojos sin poder más con eso. Seguían riendo, pero no había nadie en mi habitación además de mí.

12/2017

Duermo.
Me distraigo.
Salgo de casa.
Me quedo en silencio.
Falto a clases.
Lo intento todo y sigo cansada.

Tal vez deba cambiar todo de mí, no sólo la apariencia, sino costumbres y forma de vida. Tal vez debería hacer algo con el desastre en mi habitación, aunque no importa cuántas veces lo limpie, siempre vuelve a aparecer.

Quisiera hablarlo con alguien, pero no encuentro la forma. Es una de esas pláticas que duran más de un día, y no encuentro a alguien que le podría importar. Eso se debe a los pensamientos nuevos que surgen, pero siempre de lo mismo.

No importa qué tanto lo escriba, no es suficiente. Tal vez debo salir sola a algún lugar. Una vez lo intenté y pareció no ser buena idea. ¿En dónde debería refugiarme?

Mi cansancio proviene de todo, pero mientras más lo pienso, parece que proviene de nada. Ni siquiera es coherente.

No importa cuantas frases inspiradoras escriba en el espejo, simplemente no les pongo mucha atención o no provocan el efecto deseado.

Sólo estoy cansada...
Iré a dormir un par de horas más esta tarde.

12/2017

A veces me arrepiento de tener este apartado porque podría escribirlo en algún diario, pero... ¿Alguna vez has sentido que no existe alguien que escuche todo lo que pasa por tu cabeza? Y es que... Bueno, sí, tengo amigos y a veces decido compartir una parte de lo que pienso con ellos, pero no debería hacerlo todos los días como en realidad deseo poder hacer. No creo que ellos deban procesar todo esto... Mi vida, mis ideas, mi persona entera. Lo que pienso de la muerte, de la vida, la soledad y de la sociedad, entre otras cosas.

Me siento egoísta guardando esto para mí, así que tal vez por eso lo hago público. Escribo "Tal vez" porque en realidad nunca tengo una razón específica en mente al realizar algo, sólo lo hago; no es un impulso, ni algo premeditado. Puede ser que sólo me siento sola y por eso publico esto, puede que sea porque realmente quiero que otros como yo encuentren esto y sepan que aún hay esperanza, tal vez sea porque realmente no tengo a alguien así de especial o porque estoy aburrida. Quien sabe, puede que sean todas las razones o ninguna de ellas.

El punto es... Sí, me siento sola, incómoda e inconforme. Me siento una sinsentido y confundida. Resignada a pasar la vida enamorándome cada cinco o diez años si es que nunca me atrevo a hablarle a mis amores platónicos. Me siento perdida, desalmada, abandonada por alguien, a veces vacía, triste y con esperanzas muertas. "Me voy a rendir", ¿¡y por qué no lo hago!? Podré mostrar alegría, esperanza, todas esas cosas buenas y no serán mentira, pero cuando estoy sin mis amigos, todo eso se va y ya no sé si es verdad. Cuando estoy con ellos me pregunto si mi pasado fue real, pero si se van mi pregunta es "¿lo que sentí hoy fue real?", y la verdad es que siempre tengo miedo. Tengo miedo de un futuro que no sé si se va a cumplir.

Y demonios, quiero creer que no será así. ¡Quiero tener mi esperanza y fuerza para saber que sería diferente! Entonces... Recuerdo que soy libre. Ya no hay cadenas que me mantienen al margen. Ya rompí todas mis reglas. No estoy en mi zona de confort. Puedo hacer lo que quiera. Creo que eso es lo que me da consuelo ante todas mis dudas, creo que es lo que me mantiene con vida. ¿Por qué? No creo que importe tanto ahora, ¿no crees?

Encuentro consuelo en el frío, una calidez que no está en realidad. Y es que me imagino que alguien me rodea el cuello con uno de sus brazos y se sostiene del otro en la ventana de concreto y me acompaña a ver el atardecer en silencio, en donde sea que me encuentre. Claro, es sólo mi imaginación. Las personas pasan a mis espaldas, están metidas en sus asuntos.

Encuentro consuelo en la soledad. No siempre, pero si he llegado a tenerlo. Es como si tener una conversación conmigo fuera lo más divertido, cantar estando sólo conmigo es increíble y auto regalarme cosas es el acto más cálido y sincero que he recibido. Estar conmigo misma es algo muy preciado, muy lindo y realmente divertido, es como si dos personas (mejores amigas) se reunieran después de mucho tiempo y nada en su amistad cambiara, es como si se tratara de una amistad de décadas... Y la verdad no siempre fui amable con mi propia persona.

Encuentro consuelo en cosas que tal vez no lo tengan para muchos, pero creo que la esperanza juega un papel importante en todo esto. Porque tengo esperanza en cosas que otros ya han dado por perdido. Y sí, encuentro consuelo en que algún día esto será leído por alguien más.
02/2018

Supongo que debería guardar este apartado para después, porque siempre tengo un pensamiento distinto sobre... Sobre (Su nombre. Sin embargo sé la razón de eso y quisiera expresarme ya, aunque no sea suficiente. Me dan ganas de decirle a todos: "¡Me gusta (Su nombre)!", aún sabiendo que no es suficiente. No puedo decir que me trae enamorada, lo he creído, pero la verdad es que siquiera le conozco la mitad de lo que seguro ella es. Sólo puedo ver muy poco desde la corta distancia y los datos que recolecté no me han dicho nada en absoluto sobre ella, sólo despiertan una curiosidad y deseos incesantes que no puedo retener en mi cabeza.

(Su nombre) ha despertado una curiosidad en mí que ha inspirado a esa parte del cerebro que se encarga de la creatividad. Tal vez ella no lo sepa, y si no le digo, probablemente nunca se entere. Para mí, tener una oportunidad con (Su nombre) es un amanecer; suelo perdérmelo. También ella es un atardecer; me hace pensar y me arranca suspiros. ¿Y yo? Creo que no soy nada, y de ser algo seguro sería un edificio que sólo está ahí sin habitar, un semáforo que se pone rojo cuando ella está cerca y que simplemente es arrebazado por ella, un árbol que florece por la esperanza de aprovechar una oportunidad, pero que se marchita porque el otoño (la realidad) le hace saber que las cosas son diferentes. Para ella sólo soy... Nada, ¿cierto? Después de todo sólo soy su compañera de clase.

Al principio estuvo bien. Sacaba provecho de esto cada que podía, al principio no pensé en siquiera acercarme realmente, pensé que enamorarme sería asombroso y lo más indicado para el momento porque estaba realmente bien, había superado recién a mi ex y creí estar estable, pero se me olvidó que esta estabilidad, al igual que mi tristeza, era temporal.

Ya ha pasado casi un año desde que me sentí atraída por ella por primera vez. Y en ese entonces tuve la idea de que no debió ser así, pero así fue. Y así como lo pensé y no me afectó, ahora lo creo y me afecta demasiado. ¿Por qué no le hablé a (Su nombre) desde la primera vez que vi la oportunidad? Es una pregunta que no debería hacerme pues esa vez sabía que podía ser la última, no me equivoqué del todo y aún así han habido algunas oportunidades. ¿Por qué no me acerqué cuando sentí el impulso de hacerlo? ¡Lo intenté! Y mejor me mordí la lengua y pegué mis pies al suelo, aparté la mirada al atardecer deseando ver sus ojos por el mismo tiempo, más cerca de mí.

¿Y si ella quiere a alguien más fuerte? La verdad dudo que así sea. Algo me lo dice, tal vez su fortaleza sea algo que me atraiga, pero no concuerda con mis otros enamoramientos. ¿Y si ella requiere de alguien paciente? ¡La vida ha sido muy clara conmigo notificándome que paciente no soy, ni un poco! ¿Y si ella quiere a alguien mas atractiva? ¡Por favor! No tengo que decir que esa palabra esta muy, muy, muy lejos de estar entre mis "cualidades".

¿Y si sólo tengo miedo? ¡Demonios, claro que sí! Temo que tenga razón. Me da mucho miedo que tenga que ser todo casual, que (Su nombre) tampoco me pueda comprender, que me canse de esforzarme por entenderla porque a penas comprendo lo que me pasa. Temo que de nuevo el tiempo y mi impaciencia sean mis enemigos al mismo tiempo porque, vamos, ¿en serio puedo seguir cubriendo mis ojos en una manta de "todo va a estar bien"? ¡No debería! Y lo peor de todo es que "todo" termina "bien" y en este punto no entiendo las razones y tampoco el significado de eso.

¿Espero o creo que (Su nombre) leerá esto? Obviamente, así como también creo que mi familia podría encontrarlo en algún momento, y no me refiero sólo a este ridículo apartado que hice para mí. Así que (Su nombre), de alguna forma sé que agradezco no hablar contigo, pero a la vez algo en el fondo me dice que agradeceré conocerte bien. Si no hablé contigo fue porque las señales no fueron suficientes, nada convincentes porque... ¿Y si sólo están en mi cabeza? He decidido que si merezco estar contigo, te volveré a ver. Nos veremos y entonces hablaremos, tal vez me olvides y yo a ti también. Si eso ocurre, ¿serías tan amable de dar una última señal con más fuerza? Creo que sería suficiente si me armo del valor que simplemente me abandona cada vez... De alguna forma aún siento que me equivoqué, no te volveré a ver ni estando en la misma ciudad.

"¡Al diablo con (Su nombre)!", a veces lo pienso... Muchas veces, pero simplemente no puedo. ¿Es esto un capricho? No he tenido buenas experiencias obteniendo lo que quiero... (Su nombre), soy un desastre y arruino todo lo que me hace bien. Hey... Está bien. Ya no más de esto. Tuve suficiente y... Es lo mejor. Me iré de esta ciudad, me iré de este estado. Es mejor no hablarte. Intento convencerme de eso. ¿Sabes qué? Poco a poco dejo de sentirlo, pero aún me avergüenza no tener confianza suficiente para mostrarte abiertamente mi interés; tú seguro mereces más que miradas, más que silencios y más que yo.

Por favor, no te acerques... No ahora.

????????????????????????????????????????????

Las primeras veces que sucedió me pareció curioso que el día después de una noche tratando de convencerme a mí misma ("(Su nombre) no es esencial", "a la mierda", "no me voy a acercar" de ignorar mis emociones e impulsos, ese día ella me manda mensajes, o personalmente me pide ayuda o por alguna razón ella y yo intercambiamos palabras. La verdad las ultimas veces me quejo con el Creador de ser así conmigo porque podría asegurar que se divierte bastante al verme nerviosa ante la mirada de (Su nombre). Es en esos días que me pregunto si debería hacer algo respecto a mis sentimientos, pero deseo ser firme con mi decisión; todos estos bochornos terminarán pronto y espero que... No sé... ¿Mis sentimientos se vayan? La verdad llegué a la conclusión de que no importa qué tan obvia sea, nada va a surgir entre nosotras.

Pd: (Su nombre), una última petición. Por favor, en serio hazme el favor de no ser como mi primer enamoramiento. Por favor, no seas como él...

02/2018

Sé que debo hablar, desearía que alguien me escuchara... Es sólo un deseo. Y es que para entenderme, eso debo hacer: Hablar. Si continúo hablando sola, las contradicciones en mi persona me van a enloquecer. Por eso necesito de alguien más, porque si esa persona me entiende, entonces yo me puedo comprender. No puedo creer que todos presuman de hablar sobre temas profundos y cuando yo deseo hacer eso, estas personas se esfuman o algo así. Creo que necesito compañía. Y demonios, no entiendo por qué si tengo tantos amigos no puedo quedarme satisfecha... Hablaría de esto con mi familia y ahora que me planeo mudar pronto, tengo que hacerlo. Pero tengo que seleccionar mis palabras porque ellos entienden lo que quieren entender. Escuchan poco, preguntan las cosas incorrectas e interrumpen demasiado. Y es que usualmente me pongo mal; me avergüenzo y quiero llorar. Usualmente pienso cosas bizarras, cosas que sólo los perturbados se atreven a expresar con detalle... Al menos así lo verían mis familiares. Cuando estoy mal y me pongo a decir lo peor de mí, ellos me ponen un alto. Me piden que pare, ¡pero he parado toda mi vida!... Hace poco una de mis amistades me dijo que estaba bien permitirme sentirme "mierdecilla", fue como si hubiera esperado esas palabras de la boca de un ser querido porque sin dudarlo, eso hice. Me permití sentirme mierda cuando me dijeron mil veces que la vida era demasiado buena para eso, que no valía la pena sentirme así, me dijeron cosas que ellos veían en mi, cosas que yo ni estando bien puedo ver; lo único que provocaban era que me tragara mis pensamientos y mi mente retorcida se quebrantara todavía más... ¿Puedo estar más "rota" que esto?

Si tengo un alma, creo que estaría muy dañada. Si existe la forma de vivir correctamente... Tal vez la deseo, porque justo ahora sólo deseo ocultarme por años y despertar en un mundo mejor. Si hay una forma de despertar antes de cometer todos mis errores, ¡Joder! Yo quiero enmendarlos todos. Y me vale una mierda eso de "no serías lo que eres hoy", creo que ese es mi deseo y si comienzo a dudar sobre ello es porque nadie me asegura que tendré la oportunidad de lograr ser diferente a lo que en realidad soy.

¡No entiendo nada sobre mí! Y para entenderme hay muchas cosas que debería hacer, pero siempre encuentro un pretexto para no hacerlo. ¿Qué me sucede? Alguien dígame... ¿Por qué no puedo abrirme para mi familia? Y es que el familiar que más confianza le tengo no me toma en serio y estoy harta. Quiero hablar, entenderme, creerme lo que ellos dicen que soy porque... ¡Porque no lo soy, maldición! ¿Por qué no puedo ver en mi lo que ellos si? ¡Porque simplemente no está ahí! Y hoy, al igual que días anteriores, pensé "¡Mierda, hubiera evitado esto muriendo!". HUBIERA EVITADO SENTIRME JODIDAMENTE SOLA MURIENDO... Pero no me atreví a suicidarme. Fui cobarde y ahora no sé si hacerlo. No sé si es demasiado tarde, pero "nunca es demasiado tarde". No sé a qué mierda estoy esperando. ¿A quién demonios estoy esperando? Mi soledad no se irá. Estoy mal, fuera de esta sociedad porque yo misma veo que no pertenezco. Todos ellos intentan hacerme sentir bien entre ellos y no puedo sentirme bien sólo porque ellos lo desean así. No puedo. Y no, "poder" no es "querer", al menos no en este caso porque lo quise con todas mis ganas y esas ganas se han ido. Estoy en el jodido abismo de la vida y he estado así por casi dos meses. Estoy harta.

No estoy enojada; sólo muy desesperada. ¿Dónde han ido los que se sentían como yo? Algo en mí tiene la esperanza de que ellos siguen luchando porque "la muerte no es la opción"... Si la muerte es para cobardes, ¿entonces qué soy yo que no me atreví a matarme? Tal vez si estoy molesta, pero conmigo. Y quiero llorar. No quiero resignarme a vivir sintiéndome de esta manera. Así es, quiero vivir, pero sin miedo a que mis luchas contra esto sean en vano, no quiero que me afecte de nuevo el qué dirán... Desearía salir y disfrutar esas salidas. Desearía vivir y sentirme viva.

03/2018

Mamá, esta parte es para ti. La verdad es que no sé por donde comenzar... ¿Gracias? ... Supongo. Por tolerar mis tonterías y por creer que haces lo mejor para mí. Me das demasiada libertad y a veces no sé si me siento poco libre o si deseo serlo. Gracias por todo. Por todo lo que has soportado por mi culpa, por dar la cara en mi nombre a todas esas vergonzosas situaciones. Gracias por... Lo siento, no puedo agradecer que me permitieras nacer. Y me siento mal, lo siento en serio, es sólo que a veces... La mayoría de las veces no puedo pensar otra cosa además de mi muerte o en la vida de las personas que quiero... ¿Cómo sería si yo no estuviera aquí? Todos ustedes creen que soy fuerte, ¡no lo soy! Evito hacer las cosas antes de lamentarlo, evito las oportunidades antes de arrepentirme de mis acciones. Mamá, soy cobarde y débil. Deseo tu consejo, pero no tengo idea de cómo comenzar a pedirlo. Muchas veces no puedo reconocerme y no puedo reconocer a nadie. ¿Qué significa nuestra existencia?, ¿qué es una familia?, ¿qué soy?, ¿quiénes somos? No sé si quiero saberlo... Mamá, perdón por considerar la opción más "fácil" por todos estos años, pero no ha sido fácil decidir y es por eso que he vivido hasta ahora. Justo ahora no tengo intenciones de rebuscar en mis memorias todas las cosas que he pensado. No veo que mis pensamientos giren en torno a una perspectiva positiva. No por mucho, como me gustaría. Hay muchas cosas que quiero hacer, pero siempre tengo un pretexto. Además... ¿Para qué hacerlo? Si no me quiero involucrar con más gente. Desearía ser invisible, mamá. De todos modos no hablo nada.

Mamá, me siento vacía. No hay emociones a veces. Mis pensamientos surgen con las primeras palabras que llegan a mi mente y a veces hieren a mis amigos. Mis acciones también. No quiero seguir haciendo esto. Intentaré comunicarme contigo a través de mis trabajos y pagaré cada centavo. Lamento no poder decirte mis grandes proyectos, pero los vas a ver y espero que sea pronto. Te adoro, te aprecio y aunque no lo parece, estoy agradecida por casi todo.

Reconozco ahora las cosas buenas que tengo y creo que debo agradecerte eso. Al parecer necesitaba, aunque me dolió bastante, que me gritaras esas cosas horribles para arreglarme. Intento todavía hacerme entender que mis defectos tienen una parte buena. Sé que debe haber un lugar para mí... ¿Lo hay?

Detesté ser menor de edad. Extraño mi infancia, pero para vivir no hay reglas que deba seguir. Seguiré mi código, madre. Escribiré mi código y lo respetaré como si fuera mi religión. Otros como yo podrían abrir sus brazos o pedir mi consejo, sé que hay más como yo. Le escribiré a (Su nombre) la carta de amor más extensa, a K. y a I. les escribiré las mejores disculpas que se me puedan ocurrir. A ti y a mi padre, a mis hermanos también, les honraré con los mejores filmes que haga, les pondré a mis personajes sus nombres y a otros sus personalidades. Así pagaré todo ese amor suyo.

Sí... Tengo miedo, pero estaré bien con eso. Estoy emocionada porque mi vida pronto va a comenzar. ¿Te molesta que así lo vea? Lo lamento, pero así son las cosas para mí. Mi vida comenzará en unos años y ya no habrá vuelta atrás. Y te lo agradezco de una vez. Esto es por ti, por mi padre y mis hermanos. Gracias.

¿Posdata? Feliz cumpleaños, yo. Intenta festejar hoy.

Debes estar registrado/a o identificado/a para poder comentar

Alguien272125

¿Qué sucedió? Cansada. Consuelo.

Alguien272125, el Domingo, 4 de Noviembre a las 03:51h en Primer post.
En respuesta a:
08/2017

Sé que sólo soy una del montón, pero no me siento de esa forma. No me siento especial, pero mi extrema insignificancia es lo que me hace sentir "anormal". Y quisiera sentirme normal alguna vez. Me siento fuera de lugar constantemente, la verdad no sé de cuál forma voy va sobrevivir tras terminar mis estudios. Y es que es muy difícil para mí el mantener contacto con las personas y las personas buscan mi tacto sin importar lo que haga. Eso me hace sentir a veces culpable porque simplemente no correspondo ante esa necesidad.

Me agrada que las personas busquen mi consuelo, me agrada verlas acercarse en ese estado y alejarse relajados. Mas yo insisto, me agradaría todavía con mayor magnitud el sentirme normal. Sólo me siento capaz de cubrir lo que cualquier bot cubriría. No puedo disfrutar de salidas con amigos si se busca diversión. Mi sentido del humor es una constante humillación a mi persona que sólo yo comprendo a la perfección. Los temas a tratar conmigo van más allá de la misma creación del universo y del origen de aquello que llamamos alma. Pero, al querer hablar de esos temas sólo yo me entiendo y no sé explicar las cosas de otra forma.

Eso me hace sentir anormal, y a veces ya no puedo. No comprendo lo que hago mal. Nadie me odia y si lo hacía, cambia de parecer al hablar conmigo. ¿Estoy haciendo algo mal? ¿Por qué todo se siente como si estuviera todo mal? Hay una opresión en mi pecho, unos nervios y un terror justo antes de salir de casa siempre que voy a ver a mis amigos. Me siento estancada. Esta función mía se siente inservible. Es inútil, jamás me sentiré satisfecha conmigo misma.

El mundo se siente ajeno a veces. El mundo y la gente se sienten inalcanzables la mayoría del tiempo. Mis metas se sienten tan lejos cuando están tan cerca. El mundo se siente solitario de esta manera. No necesito amigos, pero necesito que me necesiten.

A veces todo se siente tan... Mal. Como si todo estuviera desordenado y no pudiera moverme. Todo de pronto se siente como si algo se hubiese movido y provocado un derrumbe. Se siente la soledad en plena multitud y ya no sé cómo sentir lo contrario. Ya no sé cómo sentir las cosas como son.

10/2017

Los últimos días he estado... Distante. Mi cabeza divaga en el momento menos indicado. ¿Estoy perdiendo mi tiempo? Porque es así como lo siento cada vez que debo salir de casa directo a la preparatoria. La rutina me sofoca. Podría romper esa rutina: salir con amigos, salir sola o tomar la escuela como un juego. Sin embargo siempre que salgo con mis amigos, no puedo disfrutar del tiempo juntos, no sé de qué hablar. Salir sola no tiene nada de malo, hasta que comienzo a pensar en porqué no puedo disfrutar de la misma forma cuando estoy en compañía de todos mis amigos. Y sí, la escuela simplemente no puedo tomarla como un juego; siempre que obtengo malas calificaciones pienso que mis padres merecen mejor hija o hijo que yo.

¿Por qué siento éste vacío? Despierto sin un sueño por recordar, pero el único sueño es la meta que temo no poder alcanzar. A veces las cosas parecen no tener ni un poco de lógica, otras veces esas mismas cosas son tan claras. Y esto no se trata de cuánta experiencia has obtenido, sino que se trata de la perspectiva que te domina en cada momento.

A veces hay muchas cosas por decir, son tantas que se atoran en la garganta ya que si mezclamos todas las ideas sería como si nadie escuchara, nadie lo entendería de todos modos. Otras veces las palabras simplemente fallan, no hay ideas por compartir o alguna expresión que emitir.

¿Quién soy yo para cambiar las vidas de otros? Es un sueño tonto, a penas puedo cambiar la mía. Creé mis propias reglas y las rompí todas en menos de medio año, y a veces me arrepiento. No creía necesario pertenecer al mundo, ahora eso ha cambiado.
No soy tan diferente al resto de ustedes, no hay algo que me haga "más especial" que ustedes, sólo soy una adolescente cuya vida son los estudios y nada más que eso. Y a veces me pregunto: "¿¡Cuál vida!?", entre risas, pues siempre pensé que perdería el tiempo hasta mi llegada a la universidad. Hasta mi llegada en el mundo laboral.

Hoy puedo decir, sin importar mi estado de humor, que nunca fingí una sonrisa y lamento haber dicho lo contrario alguna vez; nunca fingí una sonrisa porque en el momento que la formé sí me sentía feliz, o alguna tontería me hizo reír. Hoy puedo decir que viví feliz, aunque mi vida sea sólo la escuela. Sí, lloré, me enojé, fui una idiota, tuve miles de sensaciones negativas, ¿Y qué? Eso no significa que mi vida entera haya sido una basura (aunque si que tuvo sus épocas podridas, yo también me sentí podrida), y es lamentable sentir de pronto que el tiempo y los sucesos están fuera de mis manos, que mi vida no es nada a comparación de lo que debería ser.

Es lamentable que personas con un "algo" especial (su esfuerzo, carisma, fuerza o lo que sea) no hayan llegado más lejos que yo. Y a veces deseo: "ojalá ellos pudieran tomar una fracción de lo que me queda de vida y pudieran hacer lo que desean". Pero, como dije, es un sueño tonto que nunca será posible ni aunque las tecnologías avancen de forma considerada.

Quien sabe, tal vez todo siga tratándose de perspectiva. La mía es muy cambiante, cambia según mi estado de humor, pero si una idea se mantiene igual en cualquier momento y bajo cualquier emoción, entonces puedo decir que esa es mi verdad absoluta. Sí, todo se trata de perspectiva, pero si varios puntos de vista concuerdan en la misma idea, ¿Por qué sería una realidad incompleta?

¡Incompleta yo!, que sueño metas y mis metas se vuelven sueños. Incompleta yo porque necesito salir de casa sola o con amigos, pero simplemente no lo soporto. Yo, que necesito compañía, pero la evado y con eso también evado los problemas que podrían llegar después. Yo, que tengo lo suficiente para sonreír todos los días y aún así tengo mis semanas cargadas de tristeza. Yo, que cada fracaso duele más que el anterior. Que cada error al hablar con mis amigos tiene consecuencias peores de las que puedo imaginar. Me siento incompleta aún teniendo mascota, casa, familia, amigos, un lugar donde estudiar... Aún así siento que me falta alguien, no es cualquiera, esa persona sería capaz de con simples palabras y un abrazo, juntar todas las piezas de mi ser, podría regenerar éste corazón hecho polvo. No sé si cualquiera sea así de especial, tal vez ninguna de las perspectivas que me han dominado son capaces de percibir a tal persona... Tal vez necesito a alguien irreal. A pesar de que quiero que ese alguien sea real.

11/2017

Sí, a penas escucho la palabra y se me revuelve el estómago. Hablar. Compartir emociones, pensamientos y anécdotas de forma oral. Puedo contar algunas cosas a mis amigos, pero no es suficiente.

Ojalá no fuera tan difícil hablar. Tengo tanto por decir, pero cuando veo la oportunidad, me quedo en blanco. Quiero que mis amigos sepan que son mis amigos. Quiero que mis conocidos sepan cómo me siento con ellos. Quiero decirles a mis padres sobre esas historias que me guardo y no sé cómo les voy a contar. Quiero darle las gracias a mi padre, pedirle perdón a mi madre y ser más abierta con mis hermanos. Quiero hablar de mis sentimientos a mis compañeros de clase, decirles que ellos son buenos, algunos son idiotas y otros son lo que siempre quise ser.

Quiero hablar tantos idiomas y poder entender al mundo entero. Poder escucharlos, poder tomar cartas en los asuntos mundiales. Quiero que todos sepan que busco a personas como yo. Quiero que todos sepan que estoy yo para intentar comprender sus razones y métodos. Quiero decirles a los hombres que para mí son arte y a las mujeres que ya son bellas si hacen las cosas para ellas mismas. Quiero decirle al mundo la verdad, pero antes quiero oír la verdad.

Hablar de un "te quiero".
Hablar de un "hasta luego".
Hablar de un "estoy en problemas".
Hablar de un "debo repetir materias de nuevo".
Hablar de un "te extraño".
Hablar de un... "Te amo".
Dar explicaciones. Exponer razones. Pedir perdón. Agradecer. Pedir ayuda... Es todo tan difícil para mí. Son cosas que debo decir sin pensar, porque pensar ya implica que empiece a titubear. ¿Lo digo o no lo digo. Sí, lo diré. Aún no. Mejor no.

Debería hablar tanto. Debería intervenir. Debería, pero no lo hago. ¿Algún día lo voy a decir?
¿Acabaré con éste pacto de silencio que firmé con el viento?

El tiempo de práctica acaba y jamás aprendí lo que mis maestros debían haberme hecho aprender durante todo éste tiempo: Hablar. Comunicar emociones, hechos y pensamientos.

Y tal vez no es que ellos hicieran mal su trabajo. Tal vez yo me preocupo de más por las posibles consecuencias que mis palabras van a tener. No quiero herir y tampoco que otros malentiendan mis palabras.
¿Es entonces todo mi culpa, suya o de quién?
11/2017

Mis "antecedentes". Tal vez ni siquiera debería publicar esto. Dudo que alguien me crea, pero es lo que viví. Ahora es un recuerdo, es lo que no percibo como si hubiera sido un sueño. No espero que alguien me crea, incluso no lo esperaba cuando lo estaba viviendo. Sus palabras se clavaron en mi mente "Creerán que sólo quieres atención". Parecía que no iban a parar. Tenía miedo. ¿Y si tenían razón? No iban a creerme. Entonces me lo guardé y sólo se burlaron más.

Me sentí tan sola, incluso cuando recién una amiga me contó un problema personal; "No le importas", me decían. "Te están usando", les creí. Quería llorar, quería gritar que pararan, quería arrancarme los ojos para no ver la verdad, quería arrancar mis orejas para no escuchar más, quería arrancar mi piel porque les creí, quería empezar de nuevo con mi vida y saber cómo evitar cometer el mismo error. No podía confiar en nadie porque "todos tenían las mismas intenciones", quería saber que no era cierto. Tal vez si muriera como ellas me decían que hiciera, todo sería mejor. Sólo me enteraba de desgracias y sentía que todo era mi culpa. "Debería hacer algo para remediarlo", pero no podía ni con mis propios problemas.

Quería pedir ayuda, ya no me sentía nunca cómoda en grupos de personas. Miraba pidiendo piedad, pero... ¿Cómo iban a notarlo? ¡Incluso si ellos estaban presentes no podían escucharlas! Ellas me insultaron en sus caras y nunca hicieron algo por evitarlo. Se reían mientras daban vueltas al rededor de mí.

Todo está obscuro. Mis ojos están bien cerrados y sólo puedo pensar en terminar todo el tormento, "ya sabes cómo hacerlo", "¿No harás nada? Ellos mienten en tu cara", me proponían soluciones que tan sólo empeorarían todo. Era demasiado. Me molestaba, estaba triste, quería descargar mi ira y quería llorar hasta secarme. Aprieto más los párpados, quería que se callaran, la oscuridad me envolvía intentando confortarme. Ellas sólo decían lo patética que era, que sólo podría llorar hasta que al fin actuara como se debía. Risas. Llantos. Gritos. Recuerdos. Imágenes desagradables. Abría los ojos sin poder más con eso. Seguían riendo, pero no había nadie en mi habitación además de mí.

12/2017

Duermo.
Me distraigo.
Salgo de casa.
Me quedo en silencio.
Falto a clases.
Lo intento todo y sigo cansada.

Tal vez deba cambiar todo de mí, no sólo la apariencia, sino costumbres y forma de vida. Tal vez debería hacer algo con el desastre en mi habitación, aunque no importa cuántas veces lo limpie, siempre vuelve a aparecer.

Quisiera hablarlo con alguien, pero no encuentro la forma. Es una de esas pláticas que duran más de un día, y no encuentro a alguien que le podría importar. Eso se debe a los pensamientos nuevos que surgen, pero siempre de lo mismo.

No importa qué tanto lo escriba, no es suficiente. Tal vez debo salir sola a algún lugar. Una vez lo intenté y pareció no ser buena idea. ¿En dónde debería refugiarme?

Mi cansancio proviene de todo, pero mientras más lo pienso, parece que proviene de nada. Ni siquiera es coherente.

No importa cuantas frases inspiradoras escriba en el espejo, simplemente no les pongo mucha atención o no provocan el efecto deseado.

Sólo estoy cansada...
Iré a dormir un par de horas más esta tarde.

12/2017

A veces me arrepiento de tener este apartado porque podría escribirlo en algún diario, pero... ¿Alguna vez has sentido que no existe alguien que escuche todo lo que pasa por tu cabeza? Y es que... Bueno, sí, tengo amigos y a veces decido compartir una parte de lo que pienso con ellos, pero no debería hacerlo todos los días como en realidad deseo poder hacer. No creo que ellos deban procesar todo esto... Mi vida, mis ideas, mi persona entera. Lo que pienso de la muerte, de la vida, la soledad y de la sociedad, entre otras cosas.

Me siento egoísta guardando esto para mí, así que tal vez por eso lo hago público. Escribo "Tal vez" porque en realidad nunca tengo una razón específica en mente al realizar algo, sólo lo hago; no es un impulso, ni algo premeditado. Puede ser que sólo me siento sola y por eso publico esto, puede que sea porque realmente quiero que otros como yo encuentren esto y sepan que aún hay esperanza, tal vez sea porque realmente no tengo a alguien así de especial o porque estoy aburrida. Quien sabe, puede que sean todas las razones o ninguna de ellas.

El punto es... Sí, me siento sola, incómoda e inconforme. Me siento una sinsentido y confundida. Resignada a pasar la vida enamorándome cada cinco o diez años si es que nunca me atrevo a hablarle a mis amores platónicos. Me siento perdida, desalmada, abandonada por alguien, a veces vacía, triste y con esperanzas muertas. "Me voy a rendir", ¿¡y por qué no lo hago!? Podré mostrar alegría, esperanza, todas esas cosas buenas y no serán mentira, pero cuando estoy sin mis amigos, todo eso se va y ya no sé si es verdad. Cuando estoy con ellos me pregunto si mi pasado fue real, pero si se van mi pregunta es "¿lo que sentí hoy fue real?", y la verdad es que siempre tengo miedo. Tengo miedo de un futuro que no sé si se va a cumplir.

Y demonios, quiero creer que no será así. ¡Quiero tener mi esperanza y fuerza para saber que sería diferente! Entonces... Recuerdo que soy libre. Ya no hay cadenas que me mantienen al margen. Ya rompí todas mis reglas. No estoy en mi zona de confort. Puedo hacer lo que quiera. Creo que eso es lo que me da consuelo ante todas mis dudas, creo que es lo que me mantiene con vida. ¿Por qué? No creo que importe tanto ahora, ¿no crees?

Encuentro consuelo en el frío, una calidez que no está en realidad. Y es que me imagino que alguien me rodea el cuello con uno de sus brazos y se sostiene del otro en la ventana de concreto y me acompaña a ver el atardecer en silencio, en donde sea que me encuentre. Claro, es sólo mi imaginación. Las personas pasan a mis espaldas, están metidas en sus asuntos.

Encuentro consuelo en la soledad. No siempre, pero si he llegado a tenerlo. Es como si tener una conversación conmigo fuera lo más divertido, cantar estando sólo conmigo es increíble y auto regalarme cosas es el acto más cálido y sincero que he recibido. Estar conmigo misma es algo muy preciado, muy lindo y realmente divertido, es como si dos personas (mejores amigas) se reunieran después de mucho tiempo y nada en su amistad cambiara, es como si se tratara de una amistad de décadas... Y la verdad no siempre fui amable con mi propia persona.

Encuentro consuelo en cosas que tal vez no lo tengan para muchos, pero creo que la esperanza juega un papel importante en todo esto. Porque tengo esperanza en cosas que otros ya han dado por perdido. Y sí, encuentro consuelo en que algún día esto será leído por alguien más.

Debes estar registrado/a o identificado/a para poder comentar