Recordar Datos de Acceso | Registrarse

Avatar de esposoypadre

Edad: 34 años

Últimas Fotos de esposoypadre

No hay fotos

Últimos Vídeos de esposoypadre

esposoypadre

Últimos Temas de esposoypadre

No hay temas

Últimos Mensajes de esposoypadre

esposoypadre

esposoypadre

, el Lunes, 18 de Septiembre de 2017 a las 02:03h en Historia de una infidelidad
En respuesta a:
Hola
Tras leer muchas experiencias publicadas sobre infidelidades, me he decidido a compartir la mía esperando que alguna opinión consiga dar con la "tecla" que busco para poder pasar página en estos malos momentos.
Somos una pareja de 45 años yo y 43 mi mujer.
Llevamos juntos 19 años de los cuales 13 casados y tenemos dos hijos.
El pasado mes de Enero recobré la amistad con los compañeros del colegio de mi infancia, reuniéndonos para tomar café, comer o lo que sea para recordar aquellos tiempos.
En estas reuniones siempre he querido hacer participe a mi mujer y ella me ha acompañado varias veces.
Tras una de estas reuniones en el mes de febrero mi mujer entabló amistad con uno de los compañeros, todo con aparente normalidad.
A partir de ese momento empecé a notar un distanciamiento con mi mujer que yo achaqué a una mala época sin más.
Cierto día tuvimos una bronca entre mi mujer y yo dónde pude apreciar que se salía de lo normal.
Me echó en cara dónde había estado ese día tomando café sin que yo la dijera el sitio, por lo que deduje que alguien la estaba diciendo lo que hacía y lo que no a mis espaldas.
Aunque yo no hacía nada malo, pues siempre la he sido fiel y aunque nunca he sido celoso por que nunca me dio motivos , ya que ocurrió una vez que un compañero la acosaba en el trabajo y fue ella misma la que pidió la cuenta demostrándome serme fiel, yo sé que ella si lo es, hasta el punto de hacer mi manera de ser y volverme un rancio con las mujeres, de no darlas ni dos besos a ninguna y preferir estrechar la mano para no provocar los celos de mi mujer.
Con esta sospecha mis compañeros me dijeron que este otro tipo se mensajeaba con mi mujer y que tuviera cuidado, por lo que dejé pasar unos días tras la bronca.
Pasados varios días mi mujer empezó a sufrir ataques de nervios y taquicardias por lo que se fue al médico a que la vieran. Yo me sentí culpable pensando que todo venía motivado por la bronca y una vez calmada la pedí perdón y la prometí comportarme de otra manera más cercana a ella.
La pregunté qué lío se traía con este tío y me respondió que ninguno.
Unos días después me pidió que la limpiará los mensajes del correo y entonces fue cuando descubrí por el Google Maps sus visitas a bares mientras yo estaba trabajando e incluso estuvo tomando café en su casa.
Acorralada por las pruebas solo me dijo que había quedado con él para tomar café y que cuando subió a su casa estaban sus padres por lo que no hubo nada más
Me soltó el cuento de la monotonía en nuestra relación, de nuestro distanciamiento, de que no la hacía caso y de que sólo buscaba un amigo que la escuchara.
Desde ese momento cortó todo contacto con este tipo y de ello doy fe, pues la controlé por unos días todo lo que hacía y soy manitas con el móvil.
Yo empecé ha ser la persona que ella quería, reconozco que desde este momento no he puesto tanta atención como antes en mi trabajo ni en mis amigos, y hablamos, hablamos mucho y confesamos los errores de cada uno en estos 19 años sin ningún miedo ni rencor, hasta que tiré tanto de la cuerda que la hice confesar.
Este tipo aprovechó la amistad para camelarla. Fue poco a poco malmetiéndola contra mi y provocándola sexualmente, incitándola con mensajes e incluso la mandó fotos desnudo dónde se podía ver que esta mejor dotado que yo.
Hasta que una mañana en qué yo estaba trabajando y los niños en el cole, se fue a buscarle, le llevó a nuestra casa y tuvieron sexo en nuestro sofá.
Según ella no fue lo que esperaba desde el primer beso, dice que está acostumbrada a mi ternura y mi trato con amor y este tipo sólo buscaba sexo. Además se puso en plan bruto practicando sexo, por lo que mi mujer le mandó parar y le dijo que en lo referente al sexo esto se había terminado y que sólo quería su compañía como amigo.
Además este tipo padece esclerosis, necesita de muleta para andar y tiene perdida de sensibilidad en el miembro, por lo que necesita de mucho tiempo para poder eyacular.
Días después y tras mucho preguntar a mi mujer el por qué, solo acierta ha decirme que lo hizo por que se sintió atraída por el tamaño nada más y que llegafo el momento ni siquiera eso la excitó, que acostumbrada a mi no fue capaz de excitarse ni sentir ningún tipo de placer, incluso lo recuerda con asco los besos y el jadear asfixiante del tipo impedido y fumador que de tanto hacerlo a lo bruto parecía que se ahogaba y la provocó dolores vaginales durante varios días.
El caso es que este tipo siguió insistiendo en el tema y días después mi mujer estuvo preguntando por un hotel, pensando que no había salido bien por el sitio, por ser en nuestra casa.
Gracias a Dios, este tío empezó a sacar su verdadera cara y sus intenciones, sólo quería sexo y tal y como la dijo a mi mujer, quería que fuera su follamiga.
Dejó de ser ese amigo tierno, cariñoso y comprensivo que escuchaba los problemas de mi mujer y ha centrarse en volver a tener sexo con ella y terminar lo que dejó a medias.
Pero aún tardó mi mujer varios cafés e incluso uno el mencionado en su casa con sus padres para darse cuenta de que la estaba utilizando.
Cuando fue al médico a hacerse pruebas que yo pensaba que eran por los nervios resulta que eran de embarazo pues ni tan siquiera usaron preservativo según ella por qué acababa de tener la regla y era seguro.
Seguro por el embarazo pero y por alguna enfermedad?.
Embarazo no hubo, pero si una pequeña infección.
Hoy, dos meses después, está arrepentida incluso tiembla cuando oye una muleta pensando que es este tipo, me dice que fue ingenua, tonta y no se cuantas cosas más, que tenía al mejor hombre del mundo en casa y se dejó engañar.
Yo lo primero que hice fue pedirla perdón si mi comportamiento la llevó ha hacer algo así, pero cada día que pasa creo que esa no es la razón y que ningún comportamiento puede justificar algo así, como mucho un divorcio y luego cada uno a su vida.
Me he echado tanta culpa sobre mi que ahora es ella más fuerte que yo y lo tiene todo como un error que tenemos que olvidar cuanto antes.
Yo quiero perdonarla pero no puedo por qué ha día de hoy aún no me ha pedido perdón.
Reconoce que metió la pata, que siente mucho el dolor que me ha causado, que me quiere ayudar a olvidarlo, que no volverá a pasar, que me quiere mucho, que no hubo sentimiento alguno en lo que hizo, que he cambiado mucho y que soy otra persona, que tenía lo mejor en casa y se fue a buscarlo fuera, pero no me pide perdón y eso es algo que creo esencial y tiene que salir de ella.
Ahora nuestra relación es un sueño en el mejor de los sentidos. Me propuse como venganza demostrarla que no podrá tener a su lado ningún hombre y ningún padre para nuestros hijos que yo y lo está viendo cada día.
Me responde a todas las preguntas que la hago, me lo cuenta todo con detalles aunque sean desagradables de contar para ella, pero hay veces que parece callar detalles sucios para no hacerme más daño.
A mi me sale el "instinto básico de macho" y todas las noches hacemos el amor desde hace dos meses, incluso nos hemos abierto en este sentido, comentando que nos gusta más o menos, probando posturas, haciéndolo divertido y más placentero.
Sinceramente hemos mejorado nuestro matrimonio y nuestra familia, por qué los niños también lo notan y se les ve más felices, pero a que precio?
La parte de mi ego sexual la tengo muy superada, pues a pesar de la diferencia de tamaño, mi mujer reconoce que me prefiere en la cama, que soy mejor amante y que se siente satisfecha, pero me cuesta olvidar, me cuesta dormir y no dejo de pensar y de llorar.
Me siento muy solo, pues mi madre y mi hermana conocían de los flirteos de mi mujer y no fueron capaces de advertirme antes de que la cosa hubiera ido a más.
Al otro supuesto amigo le quiero arrancar la cabeza, pero entiendo que para esto que ha ocurrido se necesita el consentimiento de dos.
Desde el principio decidí que aunque mi mujer me haya hecho el hombre más desgraciado del mundo, los 19 años con ella han sido los más felices de mi vida y por tanto se merece una segunda oportunidad, pero como puedo rehacer mi mente para vivir esta nueva etapa sin atormentarme por lo ocurrido, porque mi mujer para mi era un ejemplo como mujer como esposa y como madre y ahora la veo como cualquier otra, sólo que la quiero y a las demás no.
En casi todos los foros donde pido opiniones me dicen que la deje, que lo volverá a hacer y que es cuestión de tiempo que vuelva a llamar a este tipo, pero el rendirme a la hora de arreglar mi matrimonio y mi familia no lo veo como una opción, aunque corra el riesgo de volver a pasar.
Y mis preguntas son...
Como puedo considerar lo ocurrido para poder superarlo, como infidelidad grave, como una infidelidad casual, como una ventura sin terminar, como un quise y no pude de mi mujer, como un error sin importancia, o como dice mi mujer “una malísima experiencia que no volveré a repetir”?
Espero que no resulte muy royo todo el tema, pero escribir estas líneas también me sirve de desahogo.
Gracias
Hola amigo Lito.

Veo que ya pasaron algunos meses desde tu terrible caso. Yo estoy pasando por algo similar, que hasta el día de hoy me es muy doloroso. ¿Como has afrontado la situación? ¿Ya se encuentran mejor?

Saludos
- Leer más -