Ver Mensaje Individual
   
  #12 (permalink)  
Antiguo 27-08-2010, 14:00:26
Septimo Septimo is offline
Principante de Foros24h
 
Registrado: ago 2010
Posts: 62
Predeterminado El truco.

Dar una opinión es complicado sin tener mucho conocimiento de tu persona. Por lo que te le leído creo que, más que un problema de timidez, tienes un problema de tipo afectivo y de desconfianza, pero no me parece grave.

A ver, a todos nos pasa eso que sientes (lo que pasa es que hay gente que disimula muy bien, y también otros que no se dan cuenta de nada, pero ese es un problema mucho más grave y sin remedio). Cuando hablas, esos silencios de los demás, sus miradas, tu inseguridad. La vida social es bastante complicada, cualquier cosa y todo parece estropearse. Todos tenemos nuestros problemas, nuestras manías, nuestras rarezas. Dar con alguien afín es muy difícil, siempre hay cosas que no nos agradan. Te pasa hasta con la pareja, que, digamos, es la única persona que elegimos. Y aún con ello, nos llevamos muchas sorpresas.

Si a eso le añades un condicionante de familia así, todo se hace cuesta arriba, llevas una experiencia negativa que por mucho que digan es difícil quitarse de encima.
A mí me pasa, y todos esos consejos de quererte más uno a sí mismo o de ser más abierto, pues no me sirven de mucho. Curiosamente, yo soy muy abierto, espontáneo, simpático a veces, ocurrente. Y tampoco tengo una vida social. Es cierto, la gente te rechaza fácilmente, aunque no deja de serlo el que a veces aparece mi otro yo, el de la lengua afilada, o hasta el tímido, que también. Pero bueno, cada uno es como es.

De todas formas, hay un pequeño truco, que funciona bastante, hasta cierto punto. No es infalible, pero al menos te hace sentir mejor. Es sencillo. Se trata de dentro de nuestra personalidad (que sabemos no gusta a todos) intentar encontrar esas personas más similares, que nos gusten, y tener con ellas una actitud amable, de ayuda si surge. Y luego...aplicar el truco.

Un ejemplo..

Tengo un compañero de trabajo que me cae bien, al volver de vacaciones me encontré mucho trabajo y nadie me ayudó, pero lo mismo le está pasando a él. Ayer le entraba aún más trabajo, me ofrecí para descargarlo un poco. Además le hice algunas cosas sin decir nada, él ya se enterará cuando lo repase. Yo terminé lo mío y pude hacerlo, no sin cierto esfuerzo por cierto.

El siguiente paso podría ser, cuando exista más amistad, invitarle a él y a su esposa un día a cenar. Quedar para hacer algo en común.


Otro. Tengo un hermano en paro. Hace unos días le ofrecí realizar algunas reparaciones en mi casa, podría hacerlas yo, pero en compañía se trabaja mejor. Le pagaré su trabajo. Gano relación con él, algo deteriorada. Le ayudo económicamente. Me ayudo a mí mismo, porque solo me cuesta mucho ponerme. Y sólo pierdo algo de dinero.

Como ves el truco es sencillo. Preocuparte algo por los demás, ayudarles si puedes. A veces no da fruto (soy un experto en esto, aunque también me han ayudado y no he sabido agradecerlo). A veces sí. Pero te aseguro que dejas de darle vueltas a la cabeza. Hay cosas que no se pueden cambiar, el mundo es una de ellas.

A modo de resumen te diré algo. Una persona que sufre crece interiormente. Ese crecimiento, ser más consciente de muchas cosas, más observador, pero más desconfiado también, y te hace ser más selectivo. Al final todo suma, tu propia visión y la que los demás obtienen de ti (seamos claros, la calidad personal no abunda precisamente, y tú al sufrirlo te hiciste desconfiada). Con todo eso no es difícil apostar porque no vas a tener nunca demasiados "amigos" (que en realidad no lo son). Por eso debes centrarte en "unos poquitos" escogidos entre el tumulto. Seguro que los hay. A buscar...

Nunca vas a dejar de ser tímida, un paso es admitirlo, pero te irás acostumbrando. Y con tu círculo serás tú misma. Pero primero el círculo...y el truco. Si puedes adornarlo con una sonrisa, mejora mucho...


Otra cosa, me parece importante, hiciste referencia a eso y a tu relación con hombres...creo que te puede ayudar a entenderlo. Yo no soy ni feo ni guapo, pero siempre me enganché mucho con mi aspecto. Me preocupaba. Además, nunca he tenido claro mi nivel, me hubiera gustado saber mi "nota", para así poder relacionarme con mujeres sin miedo al fracaso(mira que idiotez). Mujeres me han dicho cosas como "puedes tener a la mujer que quieras", o decirme por la calle "vaya hombre más guapo". Pero también me han dicho feo, mal hecho, en fin, de todo, una cuñada mía dice que lo soy, y tuve una relación pasada que siempre he creído que no funcionó por algo de rechazo de ella a mi exterior. Además, hay cosas de mi cuerpo que no me gustan, y mi valoración no es del todo buena. Creo que en gran parte por un problema también de la infancia.



Me costó aprenderlo, esto que te digo. Para algunos soy guapo, para otros feo. Para unos simpático, para otros un tipo desagradable. Para algunos bastante listo, para otros un tonto sin remedio.

Pero en el fondo tú sabes la verdad. El asunto suele estar en el término medio, quizás un poquito menos incluso. Las apariencias engañan. Y eres tú, un cuerpo prestado por un tiempo que hay que aprovechar, porque caduca.


Recuerda el truco.
Responder Con Cita