Ver Mensaje Individual
   
  #2 (permalink)  
Antiguo 14-08-2010, 12:35:10
Septimo Septimo is offline
Principante de Foros24h
 
Registrado: ago 2010
Posts: 62
Predeterminado

He pasado por lo mismo. No sé qué decirte, la verdad.

Mira, por aquí. No sé si soy muy creyente o no, a veces en los peores momentos busca uno a qué agarrarse y busca, busca, no dejas de buscar.

El pecado original. Te sonará raro, no sé, como estas religiones evangélicas que tanto abundan. No soy nada de eso, tan siquiera practicante ocasional de alguna de ellas. Sigue leyendo. Yo tan siquiera tengo una fe fuerte, sólo miro el universo, la tierra, el sistema solar, la galaxia, las estrellas, la sonrisa de un niño y no puedo dejar de asociarlo a algo. Tiene que haber algo. Es demasiado grandioso para tanta casualidad.

Volviendo al pecado, hasta suena rara la palabra, qué tiempos estos. Muchos de estos estudiosos bíblicos piensan que ese pecado tiene que ver con el sexo, otros muchos con la desobediencia a Dios, otros hasta con el afán humano de grandeza, de llegar a ser como Dios, cada uno busca sus interpretaciones.

La mía es más sencilla. El arbol de la vida estaba ahí. Y sólo una orden, no comer de él. Curioso. Y la serpiente, esa parte de nosotros mismos que nos corroe, el pensamiento que se arrastra una y otra vez, que nos impide progresar. Si hubiera sido un descuido, un error movido por el hambre, sin reparar en ello, no se hubiera dado el pecado. No se habrían avergonzado. (Puestos en esa hipótesis Dios no se habría dado cuenta, sólo contando los frutos, y ante la cara inocente de los sospechosos, no había muchos donde elegir, , qué podría haber hecho)

Pero no fue así. Hubo discernimiento. Hubo decisión. Y hubo vergüenza. Y el sentimiento de culpa es la clave, por él fueron expulsados. Sabían que estaba mal y aún así lo hicieron. Cuántas veces nos pasa eso mismo y luego nos avergonzamos.

Da igual si creemos en ello o no, es lo que realmente nos quiere decir.

Actúa, no pienses. Darle vueltas a las cosas es el mayor mal, lo que de verdad nos destruye. El pasado pasado está y ya no cuenta. Nosotros mismos llevamos la serpiente dentro, el pensamiento, los errores y la culpa. Y sólo se calla poniéndonos en movimiento. No dejes de moverte. No la dejes hablar.

El pecado original es pensar y se redime actuando. Dudando pierdes el tiempo y la serpiente se hace fuerte. Y tú eres débil, siempre te gana.

Muévete, haz lo que tengas que hacer, sin pensar.
Responder Con Cita