Ver Mensaje Individual
   
  #1 (permalink)  
Antiguo 12-04-2009, 12:33:40
Javier GS Javier GS is offline
Novat@ de Foros24h
 
Registrado: abr 2009
Posts: 1
Predeterminado me lo tengo merecido

No se por donde empezar, ni siquiera si busco consejo, quizá busque más un desahogo y la esperanza de que a alguien le sirvan de algo mis errores.
Llevo 24 años casado, tengo dos hijos y en todo ese tiempo, no he sabido valorar y respetar como debía a la que es mi mujer. Nos casamos bastante jóvenes (yo 23 y ella 26) y en un principio nuestro matrimonio fue más o menos bien, pero hace 9 años tuve un desliz con otra mujer que estuvo a punto de acabar con nuestra pareja.
Superamos el bache, pero ella no recuperó la confianza en mí y las cosas no marchaban como antes. Por este motivo, por el deseo de algo nuevo y por no se que más, volví a jugar con fuego y el verano pasado volví a conocer a otra mujer en una página de contactos de Internet. Intercambiábamos mensajes, e-mail, hablábamos por teléfono y nos vimos en persona en un par de ocasiones (no éramos de la misma provincia), teníamos cosas en común y otras que no lo eran tanto y en ese juego de seducción es fácil hacerse ideas equivocadas y pensar que tienes algo más que un amistad con la otra persona.
A principios de año, mi mujer vio un mensaje en el móvil y se volvió a desatar la tormenta. Me fui de casa casi tres meses, pero eso me sirvió para darme cuenta que a quién yo quería y necesitaba era a mi mujer, se lo hice saber a la otra persona, pero no corté con ella tajantemente y, de nuevo ocultándoselo a mi mujer, seguimos en contacto. A mi me servía como pañuelo de lágrimas y como apoyo en el trance de recuperar a mi esposa. La volví a ver un par de veces más, pero sin más intención que la de compartir mis problemas y encontrar apoyo en alguien. Un nuevo error y una mentira más. Después de estos meses peleando por recuperar a mi mujer, realizar terapia de pareja, acudir a un consejero, etc. decidimos volver a intentarlo con una serie de condiciones y soluciones que debíamos adoptar. Se lo hice saber a "la otra" diciéndola que no debíamos seguir teniendo contacto, pero no lo encajó bien, se sintió dolida y utilizada y a mi me dio miedo que en un arrebato de indignación o despecho, de alguna manera se pusiera en contacto con mi mujer y le contara que habíamos seguido en contacto o lo que fuera que la pudiera contar, así que seguí contestando a sus e-mail, con la esperanza de que si no había más contacto, esa relación se terminara extinguiendo.
Por desgracia, uno de esos e-mail ha llegado a conocimiento de mi esposa y todo se ha acabado como pareja. No he sido consciente de todos mis errores, el primero, no haber sido sincero conmigo mismo y con mi pareja, haber mentido no solucionó nada, simplemente, enredó más las cosas, ella se siente tremendamente dolida y lo que es peor, la certeza que me queda de haber faltado al respeto y fallado a una persona que me ha dado todo lo mejor de su vida, sus ilusiones y sueños, su apoyo, sus buenos y malos momentos y sobre todo, todo el amor que siempre he necesitado.
Antes de caer en los errores que yo he caído, piénsenlo dos veces, nadie se merece que le causen tanto dolor.
Responder Con Cita