Ver Mensaje Individual
   
  #1 (permalink)  
Antiguo 09-02-2009, 08:02:39
Avatar de robertryan
robertryan robertryan is offline
Novat@ de Foros24h
 
Registrado: feb 2009
Posts: 15
Predeterminado Las dos caras de la moneda

Siempre me rondó la idea de las buenas y malas épocas. Sin haber tenido una vida llena de felicidad, me desenvolvía en un ámbito similar al de la mayoría. Pero siempre noté ese lado en el que las personas se deterioran o sus vidas se derrumban. Y me preguntaba: cuando yo?.
Y sucedió!!. Y fué durante cada uno de los años de este nuevo bendito siglo. Cada uno peor al que lo antecedía.
Si bien la cosa comienza a fines del 2000 en febrero de 2001 operan a mi mujer de un cáncer maligno de útero. Y se produce el milagro de la medicina, mi mujer hoy vive, con constantes malestares, pero vive. Pero para salvar a esa vida hubo que pagar un precio, primero extirpar mucho mas de lo que es una intervención de este tipo. Su fisiología y su carácter cambian. También yo cambio. Hay que mantener con vida a la persona que está a nuestro lado, hay que apoyarla y también aceptar su condición. Y uno, que nació en la absoluta oscuridad y nadie le habló de lo que es la vida, debe aprenderlo de golpe y adaptarse. Pocos meses después fallece mi madre. Cuando falleció mi padre muchos años atrás, bastaba con mirarnos mi madre y yo para que las lágrimas se retrayeran y dieran paso a un sentimiento de fortaleza que nos mantenía enteros. Cuando falleció mi madre me lloré todo. Que desprotegidos nos sentimos. La orfandad es un sentimiento que duele en todas las edades.
De ahí en más comencé a perder amigos entrañables. De esos que no importa el tiempo o la distancia, el reencuentro vuelve a ser igual al último día en que nos vimos. Familiares y conocidos que hicieron lo mejor de nuestra vida. El sólo hecho de verlos llevaba una sonrisa a nuestro rostro. Como no hacerlo? Si eran la parte más linda de nuestro tiempo. Y lo que no deja de aumentar mi desconcierto es que he visto partir de este mundo personas extremadamente jóvenes, que poéticamente podríamos calificar de "ángeles", de quienes creo que si aún permanecieran en este mundo, las cosas no serían tan malas.
Bueno volvamos a mí perdiendo uno tras otro mis afectos y sin poder acostumbrarme. Me amparaba en aquel entonces mi trabajo. Un trabajo para mí dignificante, que era el de poder ayudar a personas sin empleo. Cuanto mas era mi desencanto mas esfuerzo ponía en mi tarea. Hasta que en Octubre de 2004 debido al humo del cigarrillo en la oficina (yo no fumo) me envían a terapia intensiva. Vuelvo al poco tiempo y pese a quedar perfectamente claro mi problema debo abandonar mi trabajo e irme de la oficina cada vez que mi cuerpo no lo tolera más. Mi jefa, fumadora, no me apoya. En 2005, la enfermedad de mi perra, Mal de Cushing. La peleo como he peleado por cada uno de los seres que he amado. Le pido a Dios que me la deje mas tiempo, Cambiar mi lugar por ella. Como de costumbre y a lo largo de toda mi vida, mis ruegos a Dios han sido por otros y como una constante nunca fueros atendidos. Mi perra muere en febrero de 2006 y sus últimos dos meses duermo junto a ella en el piso una hora por día. Para algunos les parecerá absurdo pero nunca me repuse (no pude entender) esta pérdida. Continúa el 2006 y cometo mis primeros errores en mi trabajo en 9 años. Me califican de lo peor y me bajan el sueldo. Sale en ese año la prohibición de fumar en todo el edificio y en mi oficina se sigue fumando y yo dejando la oficina y mi trabajo cuando mi cuerpo no dá más.
Llegamos al 02/02/2007. Se repite la historia del 2004. Humo de cigarrillo en una oficina donde estaba prohibido fumar, me descompongo, me falta el aire, un ataque de presión imparable y al hospital nuevamente. Pienso volver a los pocos días y aparece strees, urea, colesterol, glucemia y un agotamiento total. No me repongo totalmente y pido volver independientemente de mi estado. Ya se habían cumplido nueve meses.
Vuelvo los primeros días de noviembre de 2007 y mi jefa me dice: "el Gerente no te quiere más en la oficina". Aclaro que la única conversación que tuve con el Gerente fué en 1997. Perdí mi puesto al que le dediqué 9 años de mi vida. Me sacaron todos mis atributos y me mandaron a la oficina de los "castigados". Mi computadora y mi escritorio habían sido enviados pocos días mas después de mi inicio de convalescencia. Mi computadora desaparece en Mayo de 2007. Alguién la usa, la toma como suya y la cambia por una nueva. Se pierden 9 años de mi trabajo y 9 años de mi vida. Todos mis efectos personales de mi escritorio desaparecen. Me tomo vacaciones y vuelvo en 2008. En ese interín muere un amigo que había hecho en el trabajo y respondió a una duda que escribí por ahí: "se pueden hacer amigos cuando uno ya es grande?" Ovidio, así se llamaba y este es mi tributo, pasó exactamente por lo mismo que yo. Me tocó de casualidad su computadora. Siendo tremendamente capaz fué arrojado a un rincón por su rectitud. Teniendo una enfermedad se dejó morir harto de de la gente y su entorno familiar que no lo apoyaba. Lo lloré como a un hermano.
Volviendo a lo mío. El "Gerente" me promete "tengo mucho trabajo para vos" todos los días pero me tiene tres meses y medio sin darme ninguna tarea. Finalmente alguién me dá trabajo y apesar de que no lo conocía empiezo a sacarlo gracias a que encontré en la máquina de mi amigo Ovidio los manuales correspondientes (tenía en su computadora los conocimientos del mundo). Finalmente me vence "la mala onda" del sector donde fuí designado y luego de algunas amarguras empiezo con desmayos y me detectan nódulos en la glándula tiroides. Estoy en tratamiento hace algunos meses y me preocupo porque me siento peor cada día.
He buscado apoyo en psicólogos (pocas sesiones) pero el día a día superaba lo que podía ir asumiendo. Es como decír, me acostumbro a perder mi brazo, pero salgo a la calle y pierdo el otro, y al día siguiente una pierna y después un ojo (que también como resultado de estos avatares he perdido gran parte de la visión). En lo familiar, la política es "tienes que salir sólo de esto". Me imagino en alta mar luchando contra las olas y que un rescatista con un salvavidas en la mano me diga estas palabras.
Perdón por haberme extendido tanto pero creo que cabe preguntar "el llegar al final de la vida es esto?".
Ryan
Responder Con Cita