Ver Mensaje Individual
   
  #1 (permalink)  
Antiguo 21-12-2013, 15:31:07
MHCACA MHCACA is offline
Novat@ de Foros24h
 
Registrado: dic 2013
Posts: 1
Arrow El destino de los 5000 € de ayuda a la contratación. (Cuidado con los timos).

Cuidado con las nuevas empresas que contratan personal por el tema de ciertas ayudas y luego descontratan sin que lleguen a culminar los períodos de prueba.

Como ya sabemos, en la Comunidad de Madrid se incentiva la contratación de cada nuevo empleado con 5.000 euros que el empresario recibe frotándose las manos, esta ayuda constituye una de las principales bazas con la que cuentan dichos empresarios y empresas que empiezan nuevamente sus trabajos como aliciente para poder relanzar sus actividades comerciales. Ciertas empresas que existieron en el campo de la distribución y que ahora vuelven por lo menos para intentar ser algo o alguien en un mercado cada vez más competitivo y complicado.

Mi experiencia tiene que ver directamente con lo expuesto, ya que el mes pasado fui contratado para trabajar como vendedor de electrodomésticos para montar (sólo montar) una nueva tienda en la capital. Era una cadena que partía de cero y que empleaba a sus trabajadores a lo largo de incalculables horas diarias durante cerca de dos semanas con el fin de limpiar un establecimiento ocupado previamente hacía seis meses por otra cadena comercial vecina, haciendo labores de adecentado, reposición y preparación para su apertura televisada.

Todo marchaba bien a pesar de las descargas de palets a pulso llenos de mercancia, que eran traídos en camiones un tanto vetustos, que llegaban un día si y otro no. Cuando lo hacían caían a cuentagotas y cuando no, se pasaban las horas muertas y de manera muy lenta con labores de limpieza o como hacían muchos, haciendo la pelota en corrillos a los jefes (el goleguismo venía de lejos en el tiempo).

El personal procedía de una extinta cadena de distribución que en su día adquirió cierto grupo de electrodomésticos o en algunos casos había desempeñado sus funciones en la empresa antaño adsorbida.

La relación entre muchos de ellos era muy cordial, casi de amigos y con los jefes casi de hermanos, existía por este motivo un solo grupo, el de los no aperturistas , cerrado en si mismo y sin posibilidad de recepción de nuevos integrantes y aquel que intentaba entrar en el primero, unos lo hacían con mejor suerte que otros. Por desgracia y aunque lo intenté, quizá mi educación y sencillez le repelía a más de uno, por lo que no pude demostrar en ningún momento mi valía humana y sobre todo profesional.

Desafortunadamente llevaba tiempo en el paro y mi caso era diferente al de otros compañeros, yo era el que permanecí durante más tiempo desempleado y esto provocó en mi una falta de energía o adaptación en relación al resto de compañeros, más cercanos en el tiempo a sus anteriores trabajos. Por este motivo y aunque poco a poco me iba adaptando a los nuevos requerimientos de esta empresa, no sin algún problema “muy leve”, que era analizado y mirado con lupa por parte de los jefes siendo magnificados y sacados de contexto, hasta poner desacertadamente en cuestión mi profesionalidad exitosa que ya era de unos cuántos años.

Parece ser que que durante el período de prueba no se puede tener ningún fallo como digo “leve” o “muy leve” y desde la apertura de la tienda, desde el mismo momento en que se me adjudicó cierta sección del establecimiento en la que en años precedentes ya había trabajado y con éxito, siendo tenido mi trabajo en muy buen consideración, el coleguismo del primer grupo citado anteriormente accionado por mediación del que hubiera sido mi compañero, se las apañó para que fuera retirado de golpe y cerrojo de la misma previa consulta con el gran jefe.

El encargado de anunciarme la buena nueva, el gerente del establecimiento buscó una salida para explicar dicha reacción, empleado entre comillas mi floja preparación, cosa en la que para nada estaba de acuerdo y motivo principal por el que fui camino del destierro a una caída diaria a los abismos del infierno, primero recayendo en accesorios y finalmente aterrizando con el cuerpo ante el pelotón de fusilamiento.

Desde el día en que se abrió la tienda, televisada como digo por la presencia de altos dignatarios de la política de esta parte de España, se me miraba con microscopio (de cerca) o con prismáticos (de lejos), hasta el día en el que el segundo de abordo puso en cuestión mi profesionalidad, preguntándose si tenía experiencia en trato directo con el cliente.

Curiosamente ese mismo día y en ese mismo momento al menos pude escuchar algo positivo sobre mi persona, en relación a mi actividad en otras funciones dentro del puesto. Esas fueron las primeras y únicas palabras positivas en torno a mi persona, el resto fue la busca y captura del zorro, con caballos y cornetas.

Los últimos días fueron de vacíos, de indiferencias, de falta de comunicación por parte de compañeros (como conocedores de mi destino), como buena parte de los días anteriores pero de manera más acusada. Silencios y falta de interés de los jefes hacia mi persona con el fin de hacerme no sentir querido y desincentivar de esta manera mi trabajo.

En fin, ayer día 20 de diciembre los pregoneros me pusieron los papeles del divorcio encima de la mesa y la próxima semana tendrá que buscar nuevamente las lentejas, porque es invierno y es necesario comer en caliente. Por fortuna tengo otra posibilidad en el campo comercial, espero y deseo no perder este tren y caer en manos de gente más respetable, humana y agradable.

Como nunca deseo el mal de nadie, deseo lo mejor, de lo mejor, de lo mejor a esta nueva empresa con sedes en Galicia, Ponferrada y Madrid. Espero que el negocio les madure en las manos (sólo ese negocio y no otros) y la gallina de los huevos de oro, les ponga diamantes y rubíes, falta les va a hacer con la que está cayendo.

Espero que mi experiencia haya valido para saber como funciona la estafa hacia el empleado de los 5.000 € (te empleo para mi interés para hacer el trabajo sucio y ahora que no te necesito te liquido).

Ahora que contraten más empleados y ganen más dinero cargándose las ilusiones y el futuro de las personas o bien, que los quiten de golpe y brochazo con las malas formas que han empleado conmigo, sin duda no creo que les vaya muy bien de ninguna de las dos formas.

En definitiva, que vendan bien, bonito y barato, sobre todo esto último ya que su fuerte no es el precio y que consigan dirigir las naves a buen puerto.

Saludos

Saludos y que les vaya muy bien.
Responder Con Cita