Ver Mensaje Individual
   
  #1 (permalink)  
Antiguo 07-11-2013, 02:40:50
Wasp Wasp is offline
Novat@ de Foros24h
 
Registrado: nov 2013
Posts: 1
Predeterminado Dentro de mi cabeza

Bueno, de perdidos al río, la verdad es que he pasado una noche realmente mala y he aprendido que escribir ayuda a quitarse un peso de encima respecto a lo que nos duele. He pasado un buen rato escribiendo un texto, y teniendo en cuenta mi estado anímico, creo que necesito la opinión de alguien, y para que negarlo, resulta mil veces mas fácil viniendo de desconocidos. Es un poco largo, así que si resulta demasiado coñazo, nadie tiene la obligación de leerlo. Aún así, ahí lo dejo:

1.409 PALABRAS

¿Alguna vez has perdido el norte en cuanto a sentimientos por una persona? Podría decir que esta vez yo he perdido la brújula entera. Supongo que en cierto modo resulta hasta cómico la de veces que me he reído por la clase de locuras que han hecho algunas personas por sus ex parejas. Si algo tengo que aprender de esto, es a no juzgar nunca más a nadie por la situación que pueda estar pasando, es más, ni aun habiéndola pasado yo. La clase de condiciones que influyen en alguien a la hora de afrontar un problema, no se reduce a la situación en sí, hay tantos factores… lo que haya vivido hasta el momento, el resto de cosas en su vida, sus prioridades…

Y por desgracia, puede que en mi ignorancia o en mi inocencia, llegué a pensar que lo más importante en esta vida, era el amor por las personas. Que los problemas iban y venían, el trabajo, el dinero, pero que merecía la pena levantarse cada día para darle un abrazo a esa persona que estaba ahí.

Y quizás sea hipócrita decir esto, porque cuando tuve a esa persona a mi lado, no se lo demostré. No le hice daño intencionadamente, pero a lo largo de mi vida me había vuelto muy cerrada en cuanto a sentimientos, y mientras yo pensaba que las cosas iban bien, él sufría. Pero no me quedé contenta con eso, me comporté como una cría y llegué a dejarle en varias ocasiones cuando las cosas iban mal. Cuando no quiso saber más de mi, se me vino el mundo encima.

Y después de todo lo que me rebajé los meses siguientes con él, me quedo claro que tengo algún problema mental. Durante las miles de horas que he pasado llorando, he tenido tiempo de sobra para reflexionar y razonar conmigo misma. “Lo estas idealizando, no es tan perfecto como parece; y aunque lo fuese, si no quiere saber de ti, es que no puede aportarte lo que necesitas. Tienes 20 años, no has encontrado al amor de tu vida, y cada día que pasas esperándolo es un día que pierdes para encontrar a alguien que merezca la pena”. Y así un largo etcétera.

Pero al final del día, me tumbo en la cama y no es así como me siento. Siento que me falta algo, que me han arrancado un pedazo de mí que no puedo llenar con nada más. Salgo de fiesta, y en vez de reír y bailar, me siento fuera de lugar. Conozco a gente, a otros tíos y son tan … normales, tan poco como él, no despiertan el mas mínimo interés en mi. El tema del sexo directamente no significa nada para mí ya. Y una se pregunta, ¿qué coño me pasa?

Literalmente le he acosado durante meses, día y noche hablándole como si no tuviera otra misión en mi vida y el mundo entero dependiera de ello. Para consolarme un poco a mí misma, diré que en muchas ocasiones llegó a corresponderme, llegue a oír “te quieros” aun habiéndolo dejado tiempo atrás. A veces no sé si realmente me lo decía por lastima, o si fue mi impaciencia y mi inagotable pesadez la que terminó de ahogar esos sentimientos. No importaba cuantas veces me bloquease, ignorase o me dijese que le importaba una mierda, en mi cabeza seguía habiendo un solo objetivo, acercarme a él otra vez.

Y desde luego esa actitud ha persistido hasta el día de hoy. Ahora mismo mi única pregunta es, ¿me estoy equivocando con esto o realmente lo que siento merece la pena hasta este extremo? La respuesta para el resto del mundo es evidente, la gente ya no sabe con qué palabras decirme que madure y lo supere, él parece feliz con su cambio de actitud y con su decisión de seguir con su vida, pero es algo que simplemente yo no soy capaz de entender.

Una parte de mí quiere recuperar mi vida, quiere sentirse bien y tener ilusión por cada estupidez que tenga que hacer a lo largo del día, pero esa parte, al igual que el resto de mí, se niega a responder si él no sigue en mi vida. Y a mí se me han agotado las palabras para pedirle perdón, para explicarle que no es un capricho, la verdad es que le da igual todo lo que pueda decir o hacer yo. Realmente me sentí identificada con una canción que escuche hace tiempo, “la la la – naughty boy” por si sientes curiosidad. Básicamente así es como me ve él. A sus ojos solo soy una niña (y debería decir loca, aunque a pesar de todo lo que he hecho no estoy segura de que me vea así), a la que ya no quiere escuchar, mis palabras ya no tienen significado para él y solo molestan en su vida. La verdad es que daría un brazo por saber sus pensamientos, aunque es muy sincero y directo al hablar, así que supongo que solo me niego a creerme lo que dice por no sentirme peor.

Como le dije hace tiempo, tantos años reprimiendo lo que sentía, han hecho que salgan todos los sentimientos de golpe y desordenados, en el fondo siempre he sido muy sensible, y ahora podría pasar días escribiendo sobre esto, y ese es el problema, hay tantas palabras que creo que lo que digo pierde significado.

Para rematar el trabajo, anoche le dije que haría cualquier cosa por él. Que recuperaría su confianza y me ganaría su amistad aunque eso me llevase años. Y lo peor es que de verdad lo haría. A pesar de la persona en la que se ha convertido, cambio que a mí no me ha gustado, a mis ojos sigue siendo esa persona única por la que lo daría todo. Pero aunque aceptase, nunca sé qué actitud adoptar hacia él, no sé si buscar esa persona que era cuando le conocí y tratar de que me vea con otros ojos; no sé si volverme igual de insensible que él en un intento de que me respete, o ser cariñosa para intentar atravesar esa barrera que ha puesto entre los dos.

Y la verdad es que yo no soy como él. A pesar de lo que pueda pensar de mi, ahora mismo soy la persona más transparente del mundo. Y realmente es así como quiero ser. Digo lo que pienso y siento sin importar lo vulnerable que eso me haga parecer. Dicen que los piscis son sensibles y que tienden a vivir en un mundo aparte, no sé si será verdad, pero es así como yo me veo. Y mi mayor miedo respecto a eso, es que él no sepa entenderlo, que donde yo veo algo muy profundo, el solo vea un montón de tonterías que bien podría escribir una adolescente que no ha vivido nada.

La verdad es que yo no considero esto como una debilidad, ahora sé hasta dónde puedo hundirme realmente, pero sigo teniendo unas ganas infinitas de luchar por él. Escribo esto en un intento de desahogarme, hay quien escribe canciones y yo pues, solo un montón de gilipolleces.
No sé si tendré el valor suficiente como para dejar que él lo lea, a mi forma de verlo sería como dejarle entrar en mis pensamientos, dejar que vea esa parte de mí, que con la inseguridad que llevo ahora mismo, pienso que no le gustaría. Y aunque sé que no cambiaria absolutamente nada, en el fondo me encantaría que lo viera, que viera el desastre que tengo metido en mi cabeza y rezaría porque le hiciera entender mi comportamiento. Y que entendiera que esto no significa que sea el centro de mi mundo, pero si es alguien lo suficientemente importante como para escribir sobre ello y dedicarle todo el tiempo que le he dado.

No quiero depender emocionalmente de él, la verdad es que lo único que querría ahora mismo es una relación (de amistad) equilibrada entre los dos, un poco de normalidad y volver a formar parte de su vida aunque siga queriéndole, ver que las cosas le van bien y que se sienta bien cuando hable conmigo, que vuelva a tener cariño hacia mí.

Supongo que tengo unas expectativas muy altas respecto al valor que puede tener un sentimiento y realmente, hasta yo estoy sorprendida de lo mucho que me ha cambiado dejarle entrar en mi vida. Ojalá supiera apreciar eso.
Responder Con Cita