Ver Mensaje Individual
   
  #1 (permalink)  
Antiguo 20-02-2013, 20:06:45
javitocs javitocs is offline
Novat@ de Foros24h
 
Registrado: feb 2013
Posts: 2
Exclamation Flujo vaginal ¿me miente? (Segunda parte)

Después de comentar la historia decenas de veces entre nosotros y con los médicos, y aseverarme hace meses y con mal temple que se ella siempre se acordaba de todo, ya que no le dije nada del asunto hasta pasados algunos días, hace un par de semanas me entero de que no recuerda aquella vez, que la historia la confundía con alguna otra en la que nos acariciabamos en el salón. ¿No es extraño?
Entonces me pregunto, si no se acuerda de aquella tarde (cosa que dudo) y no ha habido ninguna otra situación igual ni parecida (que yo recuerde), ¿Como sabe que su reacción fue debida a lo que dice? Si no se acuerda, ¿por qué me lo ha justificado? ¿Por qué no dijo la verdad desde el principio, que no lo recordaba, y que posíblemente su actitud pudiera ser por tal o cual motivo? ¿Si realmente hubiera venido de andar con otro hombre, que justificación me daría? Yo creo me daría la misma.
Pienso que no es sincera en muchos aspectos. Una noche, hace unos años mientras dormíamos, yo me desperté y la escuché como gemía al masturbarse. Días después se lo comenté y me dijo que lo hizo y "sólo una vez" porque que yo estaba distante. Claro, yo insistí ¿en 28 años sólo una vez y da la casualidad que te descubro? Pues ya le digo, haz la bonoloto porque la probablilidad es prácticamente la misma. Hoy sigue sin admitirlo; bueno miento, más adelante reconoció que lo hizo alguna vez más cuando se iba a ver a su familia varios días. Nunca jamás, según ella, ha tenido necesidad de masturbarse en nuestra casa porque estaba satisfecha sexualmente.
Siempre hicimos el amor las mañanas de los fines de semana y siempre lo dejaba para lo último. Raro era el día que lo hacíamos días laborables. Ella, a diario, según nos acostábamos no tardaba ni 20 segundos de reloj en ponerse a roncar. En todos estos años me he tenido que masturbar de vez en cuando para satisfacer la escasez de sexo con mi mujer. Y ella, pienso, debía despertar de madrugada y entre semana para autosatisfacerse. Y yo toda la vida peleando con ella por tener un mayor contacto. Es para llorar...
También desconfío de él. Alguna vez nos hemos encontrado en el supermercado o en cualquier otro lado las 2 parejas, y la situación se tornaba extrañamente violenta con las caras desencajadas, tanto para él, como para mi mujer y para mi. Al menos esa ha sido mi percepción.
Junto con la historia del flujo vaginal, también tratamos este tema porque ya me tenía harto. En todo este tiempo que llevamos juntos, lo único que me ha tocado es el pene y como si fuera un claxon, ni un masaje, ni una caricia en cualquier parte del cuerpo, ni una proposición nueva, en fin, nada de nada. Al contrario que yo, que conozco hasta el último rincón de su cuerpo, siempre parándome en los preliminares, caricias, masturbándola, de una manera, de otra... haciéndola gozar. Así que, también tratamos este tema y ella accedió a cambiar. A raiz de esto, y a estas alturas de la convivencia me he dado cuenta de que ella tiene mucho más líbido que yo, está muy a menudo dispuesta a dar guerra y veo que es más desinhibida de lo que yo pensaba. Entonces ¿Que ha pasado durante todos estos años? Antes era recatada y me lo transmitía a mi, siempre con el miedo a que le sentara mal alguna propuesta, algún tocamiento. Siempre con pies de plomo y mucho tiento, porque yo no disfruto si ella no disfruta.
Lo cierto es que yo no tengo prejuicios para hablar de cualquier tema sexual o no, y sin embargo mi mujer los evita (sobre todo los sexuales). Esto pienso que es un problema importante en una relación de pareja, si no se hace lo posible por luchar contra la rutina, si te da igual conocer o no los gustos y preferencias de tu pareja, si no tienes la confianza de ser sincero en ciertas cuestiones... ¿A donde va encaminada esa relación? Al fracaso.
Sabemos los dos que la única contestación posible y obligada sobre la posible infidelidad con este señor es que "no hubo nada", porque lo que hay en juego es demasiado. Vivimos en una tierra que no es la nuestra, con lo que estamos solos, la vergüenza de que se entere todo el mundo de tus deslices con un compañero de departamento casado y con hijos, el miedo de mi mujer a que yo tome represalias contra el supuesto amante, a que nos separemos, a que se enteren también su mujer y sus hijos y el nuestro, y un largo etcétera de consecuencias que acarrearía reconocer la infidelidad. Sin contar que generalmente estas situaciones se niegan hasta el final. Hay un refrán que dice "Tú niegalo aunque te pillen con los pantalones bajados".
Mi mujer es una persona muy abierta y agradable, suele caer bien a todo el mundo, pero a su vez es muy servicial, y la mayoría de las veces es incapaz de decir que no a cualquier favor o proposición. Esta también es una de las razones por la que desconfío. ¿Sería capaz de negarse a mantener una relación ante las insistentes proposiciones del compañero, y más sabiendo que tienes tu casa a tu entera disposición por las mañanas y casi sin vecinos?
Otra cosa que me disgustó bastante es que se lo comentara a nuestro hijo, aunque ya tiene 21 años. Me pareció demasiado precipitado y sin sentido. ¿No debiera de haberlo acordado conmigo primero? ¿No es verdad que no es igual que se lo diga ella, que se lo diga yo o que se lo digamos ambos? Lo que si se es que el que golpea primero golpea dos veces, y lo único que ha conseguido es deprimir al chaval y hacerle caer en los resultados de sus notas.
Ella me dice que me he montado una película en mi mente que no es cierta, pero yo pienso que ella no tuvo el mínimo tacto con aquel y eso provocó en mí la desconfianza, y la película, más que yo se la ha montado ella. ¿Como reaccionaría ella si yo hubiera hecho lo mismo con una compañera de trabajo?
Segúramente esté rizando el rizo, pero también hay algunos detalles que me llaman la atención. Paseando hace poco con ella por la calle me iba comentando algunas cosas relacionadas con esto y el tono de su voz era normal, pero cuando dijo la última frase "Yo jamas te he sido infiel y tu eres el único hombre que ha estado conmigo", su tono de voz cambió por completo, bajó de intensidad y cambió el timbre. Me explico, es como si tuviera un muñeco de peluche y hablara por él. Otra vez, estando en el coche me preguntó, y tú ¿acaso me has sido infiel? Yo le contesté que nunca, y ella a su vez me dijo "pues yo tampoco" mientras se rascaba la barbilla. Otra cosa que me llama la atención es el esfuerzo que hace el compañero algunas veces cuando le miro para no sonreir. Una seriedad forzada, pero que se nota.
En fin, no se que hacer. Nos hemos querido muchísimo y pienso que aún nos queremos, pero la cosa está degenerando de tal manera que no se como va a terminar todo esto. Yo voy a tener esa duda que me corroe toda mi vida, mientras que ella, aparentemente no le preocupa en absoluto. Me dice que tengo 2 opciones, creerla y continuar, o no creerla y que tome yo la decisión, si lo deseo, de separarnos.
Agradecería vuestras opiniones sinceras.
¿Qué debería hacer?
Un saludo
Responder Con Cita